0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
TERRORISMO TELEFONICO

Imagen Siguiente
LAS LLAMADAS telefónicas de extorsión provienen principalmente de algunos reclusorios del país.
Diciembre fue un mes de actividad sin precedente para las bandas de extorsionadores que operan desde los reclusorios del país
lunes, 25 de enero de 2010
Por: Jesús Rivera
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
REYNOSA, TAM. Desgraciadamente, muchos cayeron en el juego de los delincuentes, lo que les costó su aguinaldo y en ocasiones, mucho más. NO CONOCEN LO QUE NO LES DICES Víctor Hugo Rodríguez Moreno, Coordinador de Protección al Delito y Gestión Social de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal comentó que “se han venido suscitando muchos hechos, se ha incrementado la extorsión telefónica, lo que son los chantajes telefónicos donde hablan personas, estas bandas que se dedican a la extorsión, hablan intimidando a las personas asegurando que van a secuestrar a un familia ro bien, que son acreedores a un premio, a un sorteo o una camioneta.

Ellos operan básicamente chantajeando a las personas, se hacen pasar por familiares, por funcionarios de la Secretaría de Gobernación, de Boletazo o cualquier otra empresa”.

-¿Qué porcentaje de personas cae en estos chantajes? -se le cuestiona. -“Desgraciadamente mucha población sí se deja chantajear por este tipo de bandas.

Por nuestra parte estamos implementando un sistema de visitar a las familias que han recibido ese tipo de llamadas para decirles que no caigan en el engaño.

Regularmente operan desde el interior de un reclusorio. Son alrededor de 300 bandas que existen en todo el país. Les damos las instrucciones básicas para no caer en este tipo de chantajes”.

-Hubo un “pico” importante durante el mes de diciembre, ¿no? -“Así es. Lamentablemente, en la época decembrina aumenta la forma de operar de ellos, aumentan los chantajes, los asaltos, etc. Afortunadamente se implementó aquí un operativo de videovigilancia y mayor protección a la ciudadanía.

En diciembre, disminuyó hasta en un 40% el índice de delitos cometidos. Cabe mencionar que las recomendaciones que hacemos para este tipo de extorsiones que tanto afectan a nuestro municipio, son las de mantener la calma, no caer en las provocaciones y engaños; otra recomendación es averiguar dónde se encuentra el supuesto familiar secuestrado.

Solicitar ayuda, acercarse a la policía”. El funcionario recomendó sobre todo, no dar datos personales. “Recuerden que ellos no saben más de lo que usted les pueda informar”, subrayó.

No hay una estadística completa del número de extorsiones telefónicas, pero se calcula que la Policía Municipal atiende el 10% de ellas.

Tan sólo en diciembre se recibieron en esa corporación un promedio de 35 llamadas de ese tipo. DIFUNDEN CULTURA DE AUTOPROTECCION El Comité Municipal Consultivo en Seguridad Pública difunde mensajes radiofónicos para inculcar en la población la cultura de la autoprotección.

Nancy Hernández Almaguer, integrante de ese organismo no gubernamental, puntualizó que, de 1 a 2 de la tarde, en el programa noticioso de Seth Rojas Molina, en Extrema, se transmiten espots con consejos básicos para evitar ser víctimas de extorsión telefónica y otro tipo de delitos, como el secuestro.

“En relación con el secuestro, recomendamos que no sean tan rutinarios porque la persona que quiere secuestrar a alguien primero estudia el modus vivendi.

En el caso de la extorsión es lo mismo. Si te estudian y ven que tienes la posibilidad de tener 5 ó 10 mil pesos a la mano -porque son gente de bajo perfil- lo primero que le aconsejamos a la ciudadanía es que hagan caso omiso de este tipo de llamadas y que si les comentan del secuestro de algún pariente, llamar de inmediato a éste y cerciorarse que está en buenas condiciones”, apuntó.

DESCONFIAR, BASE DE LA PREVENCION También la policía recomienda desconfiar, como principio para prevenir cualquier tipo de delito, principalmente las extorsiones telefónicas, los asaltos y los robos domiciliarios.

“Prevenir -dice un documento elaborado por esa corporación- es integrar un plan con medidas y acciones tendientes a reducir la probabilidad de ser víctimas de algún delito”.

Confiarse al momento de ser víctimas de un delito pensando que podrá reaccionar acertadamente o que la policía estará cerca para ayudarlo, resulta altamente peligroso, ya que pone en riesgo la vida, advierte.

Por lo anterior, enlista una serie de medidas que todos podemos tomar para disminuir riesgos: -Al salir de su casa observe posibles sospechosos y en saco de descubrirlos, asumir una actitud defensiva.

-No dejar recados que informen su ausencia o el sitio donde estará. -Orientar a los niños para que no revelen a desconocidos su itinerario ni posible hora de regreso, ni abrir la puerta.

-No dejar abierta la puerta del domicilio mientras calienta el vehículo. -Al llegar al domicilio, observar a su alrededor y en caso de notar situaciones de peligro, buscar ayuda o llamar a la policía.

-Si llega al vehículo y nota que lo siguen, no entre, continúe su viaje hasta llegar a un sitio seguro. -Diez metros antes de llegar a su domicilio, lleve a la mano la llave de la puerta para evitar que sea sorprendido.

-Identifique a las personas antes de abrir. Evite caer en “señuelos”. -Desconfíe de grandes ofertas, regalos o promociones que lleguen a su puerta.

-No abra si no está satisfecho de la identificación de las personas. EN LA CALLE -Observar a todas las personas que encuentre así como aquellas que pretendan darle alcance.

-Evitar el acercamiento físico con personas desconocidas. -Evitar el tránsito por calles oscuras, solitarias, con puntos de ocultamiento como árboles, rocas o vehículos.

-No acercarse a un vehículo cuando le soliciten información. -Desconfiar de desconocidos que los defiendan en un incidente improvisado. -Desconfiar de ofertas, juegos de azar, lectura de cartas, promociones, etc. -No aceptar aventones de desconocidos.

-Seleccionar el camino al azar, no seguir la misma ruta. Si alguien lo sigue, apresure el paso, corra y llame la atención de la gente o busque un lugar donde protegerse.

-No contar el dinero frente a desconocidos. -Antes de entrar a un cajero automático, observar detenidamente su interior. -Alejarse de amotinamientos en la vía pública.

CHANTAJES Los dos principales métodos de operación, son los siguientes: -El chantaje mediante el pánico sicológico, utilizando el término secuestro en las llamadas.

-Normalmente llaman a negocios mediante lada 800 o los contactan por estar anunciados en la sección amarilla o revistas especializadas. -Llaman con antelación haciéndose pasar por clientes o por algún medio informativo para tener información de la persona a la que van a chantajear.

-Normalmente utilizan teléfonos del área en el que se encuentran, pero en ocasiones les proporcionan chips con la lada de la ciudad en la que van a cometer el ilícito, con la finalidad de hacer más real el chantaje.

Las ladas que con mayor frecuencia se utilizan son: Guadalajara, 333; Reynosa, 899; Puerto Vallarta, 322; Puebla, 222; Ciudad Juárez, 656; Guanajuato, 461; Aguascalientes, 449; Toluca, 722; Tijuana, 664; Michoacán, 351 y 443; guerrero, 747; Nuevo León, 81; Durango, 871; San Luis, 444; Hermosillo, 662, México, 55; D.F.

, 553; Chihuahua, 656; Hidalgo, 771 y Querétaro, 442. Al hacer contacto con la supuesta víctima, hacen referencia a que alguien los contrató para dañarlos y si no coopera, va a ser objeto de un secuestro, pidiendo desde un millón de pesos, hasta trescientos mil para después ir bajando la cuota hasta 2 mil o menos.

Una vez que la víctima cae en el juego, le exigen depositar la cantidad en una cuenta bancaria, generalmente de instituciones como Coppel, Santander Serfín, Famsa, HSBC, Banco Azteca, Banamex, Bancomer, Banorte y Scotiabank.

Otra modalidad de operación es hablar por teléfono haciéndose pasar por un familiar, generalmente un sobrino que vive en Estados Unidos, mencionando que va a llegar a Monterrey y que trae algunos obsequios, o bien, que está detenido injustamente.

Hay algunas variantes, como la detención por parte de la Aduana o de las autoridades del aeropuerto, o bien, algún atropello o choque. Generalmente llaman al azar y son muy hábiles para obtener información.

En ocasiones llama un “comandante” de la PFP, la PGR o la aduana, mencionando que tienen detenido al familiar. Dicho “comandante” ofrece ayudar al presunto familiar a cambio de un depósito monetario, lo cua es reforzado por el “sobrino” quien pide lo ayuden enviando el dinero, mismo que posteriormente se los devolverá.

 

Comentarios

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion