0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Policía que investigó el caso Zimmerman testifica de nuevo en Florida

Policía que investigó el caso Zimmerman testifica de nuevo en Florida George Zimmerman, el vigilante, de 29 años acusado por la muerte el 26 de febrero de 2012 de Martin, de 17. EFE/Archivo
El detective de la policía que investigó la muerte el pasado 26 de febrero de 2012 del adolescente negro Trayvon Martin a manos del vigilante de barrio voluntario George Zimmerman
martes, 2 de julio de 2013
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Miami (EE.UU.), 2 jul (EFE).- El detective de la policía que investigó la muerte el pasado 26 de febrero de 2012 del adolescente negro Trayvon Martin a manos del vigilante de barrio voluntario George Zimmerman, testifica por segundo día consecutivo en un tribunal de Florida (EE.UU.), informaron hoy fuentes judiciales.
Chris Serino, policía de la pequeña población de Sanford donde se produjo el fatal incidente, continúa con el relato de los hechos de este caso que ha conmocionado EE.UU.

y convertido el proceso judicial en uno de los más mediáticos de los últimos años en el país.
Este lunes, Serino hizo una exposición de su investigación de los hechos mientras el jurado del tribunal, compuesto de seis mujeres, escuchó una serie de entrevistas de la policía con Zimmerman, de 29 años y madre peruana, quien mató de un tiro a quemarropa a Martin, de 17 años, quien se encontraba desarmado.
El vigilante de barrio voluntario en la urbanización de Sanford (centro de Florida) está acusado de asesinato en segundo grado y, de ser declarado culpable, podría afrontar una condena de 25 años o cadena perpetua.
La Fiscalía presentó este lunes, día en que el juicio contra Zimmeman entró en su segunda semana, un vídeo grabado al día siguiente de producirse el confuso asesinato del muchacho y varias declaraciones del exvigilante Zimmerman a la policía.
En todas las declaraciones, Zimmerman vertió respuestas similares, aunque algunos detalles difieren de una declaración a otra, especialmente sobre lo que Martin dijo y qué sucedió mientras ambos peleaban en el suelo.
Zimmerman declaró en todas las entrevistas que mantuvo con la policía que la presencia de Trayvon Martin despertó sus sospechas porque, pese a que la noche de los hechos era lluviosa, observó al muchacho parado en el patio de la vivienda de un amigo en la que habían entrado a robar.
Según el relato de los hechos, Zimmerman llamó a la policía, siguió al muchacho a pie, en algún momento le perdió de vista, regresó a su vehículo (en el que patrullaba por la urbanización) y posteriormente discutieron los dos a gritos y comenzaron a pelear.
La versión de Zimmerman sobre su actuación en defensa propia se fundamenta en que Martin le pegó un puñetazo en la nariz, le empujó y, al caer al suelo, el muchacho se sentó a horcajadas sobre él y comenzó a golpearle y sacudir su cabeza contra el suelo.
El exvigilante también dijo a la policía que, una vez que disparó a Martin, se lo quitó de encima y se subió encima del adolescente, para luego extender los brazos de Martin y sujetarlos contra el suelo.
Sin embargo, este extremo parece contradecir lo que dijeron uno de los vecinos y un policía, quienes testificaron que el adolescente negro tenía las manos debajo de su cuerpo.
La pasada semana comparecieron varios testigos del caso, desde la "testigo estrella" de la Fiscalía en el caso, Rachel Jeantel, de 19 años, amiga de Martin y la última persona que habló con él por teléfono momentos antes de que recibiera el tiro que acabo con su vida, hasta policías y vecinos de la población donde se produjo el fatal incidente.
La defensa de Zimmerman fue muy inquisitiva con la joven y la sometió a un duro interrogatorio en el que intentó mostrar al jurado y a la jueza encargada del caso, Debra Nelson, la inexactitud e inconsistencia de las declaraciones de la chica sobre los últimos momentos en la vida de su amigo Martin.
La joven reiteró con firmeza el viernes pasado que había oído a Martin gritar en la llamada telefónica que le hizo "get off, get off" (quítate de encima) y "¿por qué me sigues"? a Zimmerman, acusado de asesinato en segundo grado, un cargo por el que podría ser condenado a 25 años de cárcel o cadena perpetua.
Otro testigo, John Good, vecino de la urbanización de la pequeña población de Sanford, describió a la defensa lo que le pareció ver esa noche: una persona sentada a horcajadas sobre otra, en el suelo, a la que pegaba puñetazos o se movía como dando manotazos.
Good apuntó que la persona que estaba debajo de la otra parecía "tener el color de la piel más clara" y que la persona en el suelo iba vestida de "rojo o blanco", mientras que la que estaba encima vestía ropa más oscura.
Martin llevaba puesta esa noche un suéter oscuro con capucha, mientras que Zimmerman, de madre peruana, vestía una chaqueta de tonalidades rojas.
El exvigilante voluntario ha mantenido siempre que disparó en defensa propia contra Martin, quien regresaba, por la noche, a la casa de la pareja de su padre y caminaba por la urbanización de la población de Sanford con la capucha del suéter puesta, lo que despertó las sospechas de Zimmerman.
El áspero movimiento de protesta encabezado por líderes cívicos de la comunidad afroamericana, con un componente de tinte racial, condujo al gobernador de Florida, Rick Scott, a nombrar a una fiscal especial para investigar el caso y llevarlo ante los tribunales.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias