0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La enfermera británica con ébola sale de la unidad de aislamiento

El especialista en enfermedades infecciosas del hospital Royal Free, Michael Jacobs, ofrece una rueda de prensa sobre el estado de salud de Pauline Cafferkey, la enfermera escocesa a la que se le diagnosticó ébola en diciembre de 2014 tras su llegada a Glasgow procedente de Sierra Leona. EFE/Archivo
La escocesa Pauline Cafferkey, de 39 años, será trasladada a un hospital de Glasgow (Escocia), donde continuará su recuperación
miércoles, 11 de noviembre de 2015
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Londres, 12 nov (EFE).-

La enfermera británica contagiada con ébola que estuvo en estado crítico en octubre pasado abandonó hoy la unidad de aislamiento del Royal Free Hospital de Londres.
La escocesa Pauline Cafferkey, de 39 años, será trasladada a un hospital de Glasgow (Escocia), donde continuará su recuperación, según informó el céntrico médico londinense.
"Estoy eternamente agradecida por los increíbles cuidados que he recibido", dijo en un comunicado la enfermera, que aparentemente había superado la enfermedad tras contraerla en diciembre de 2014 pero que volvió a sufrir complicaciones que la llevaron a ser ingresada de nuevo el pasado 9 de octubre.
"Por segunda vez, el personal de diversos departamentos del Royal Free Hospital ha trabajado muy duro para contribuir a mi recuperación.

Siempre les estaré agradecida, a ellos y al sistema público de salud", afirmó Cafferkey.
La enfermera contrajo el ébola cuando trabajaba en Sierra Leona con la organización humanitaria "Save the Children" para tratar de contener el brote de la enfermedad que afectó al África occidental.
Cafferkey fue dada de alta en aquella ocasión tras haber recibido un tratamiento experimental con plasma sanguíneo de otro enfermo británico, el también enfermero Will Pooley.
Los protocolos en vigor en el Reino Unido establecen que cualquier persona diagnosticada con ébola debe ser trasladada lo antes posible a la unidad de aislamiento preparada en el hospital londinense.
El pasado octubre, la enfermera acudió al médico en Glasgow con síntomas que el doctor interpretó como un virus convencional.
Días después, las autoridades sanitarias confirmaron que la enfermera padecía una meningitis causada por una complicación del ébola, cuyo virus seguía presente en su organismo, y la trasladaron de urgencia a Londres en un avión militar.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias