Melitón Guevara Castillo

Desde esta Esquina

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
EL FUEGO AMIGO

lunes, 22 de febrero de 2010
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Guadalupe González Galván es, a todas luces, un político que ha mostrado capacidad de supervivencia: al menos no ha cometido el error de vivir fuera del presupuesto por varios sexenios.

Se propuso ser alcalde de su ciudad, de Madero, y gano; con el detalle de que, con su triunfo, recupero la plaza para su partido, misma que había estado varios trienios en manos de la oposición perredista.

Es tan singular González Galván, en su condición de político, que en la parte final del parto de los consejeros electorales, ante las acusaciones de Leonor Sarre, no tuvo empacho en decir que no recibe línea, de nadie, incluso dijo, ni de su esposa.

Pues bien, este político, no está de acuerdo con la alianza PRI-Verde, menos con la nominación de Jaime Turrubiates. De ahí, su afirmación de que es más complicado, más peligroso, el fuego amigo… el que viene, se vive, dentro del partido.

Las palabras de González Galván son certeras. Ricardo Gamundi lo sabe; también Eugenio Hernández Flores: ahí donde el PRI ha mordido el polvo, ha sido derrotado, la explicación está en los hechos.

Priistas resentidos que hacen doble juego; que simulan disciplina y en su coraje ayudan al adversario político; y otros casos son más claros: que expriistas se conviertan en candidatos, u operadores, de otros partidos políticos.

Madero, Altamira y Rio Bravo han sido de los municipios en donde, el fuego amigo, ha sido más abierto. En Altamira los ex presidentes municipales hicieron público su malestar por las decisiones de su “partido”, haciendo notar el peligro de una derrota.

En el caso de Madero, González Galván recuerda que Jaime Turrubiates fue su contrincante, hace tres años, por la Presidencia Municipal.

Y en el caso de Rio Bravo, los priistas, cuestionan que se entregue a Raúl bocanegra la candidatura. Hace tres años el PRI tuvo derrotas municipales.

Fueron prácticamente por dos motivos: 1) la imposición que hizo Ricardo Gamundi de sus “consentidos”, avasallando la voluntad de las bases; 2) el fuego amigo de quienes, molestos, en los hechos apoyaron a otro partido político.

Soto La Marina, Abasolo, Güemes, Llera, entre otros, fueron esos municipios. Tal parece que, este 2010, se volverá a repetir la historia… ya lo dijo Gamundi: siguen buscando más candidatos de unidad.

No debe extrañar, luego entonces, que el PRI pierda alcaldías en 4 de julio. Machaconamente se explica: el PRI, en Tamaulipas, no tiene oposición.

Con todo y eso, hace tres años, perdió alcaldías. Ahora, efectivamente, el PRD ni se ve ni se siente; en tanto que el PAN tiene un candidato a gobernador, para muchos, a modo; sin embargo, todo hace indicar, en las alcaldías el PAN puede presentar a candidatos que pueden dar la sorpresa, como es el caso de Ramón Sampayo en Matamoros, municipio que ya gobernó en tiempos de Tomas Yarrington.

Tiene razón Guadalupe González Galván: el fuego amigo es más peligroso. Es el causante de la mayor parte de las crisis políticas; es el fuego amigo, vaya pues, el que descubre actos de corrupción, de nepotismo, de tráfico de influencias, de enriquecimiento inexplicable (explicable en la practica).

Siempre, a la larga, el peor enemigo está en casa. Comentarios: meligue@prodigy.net.mx

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores

Otras Noticias