Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
5 cosas que estás haciendo mal en tus clases de Yoga

¿No te da la impresión de que no estás haciendo bien la posición del puente?
martes, 16 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL).- ¿No te da la impresión de que no estás haciendo bien la posición del puente? ¿O que todos conocen el secreto de Savasana excepto tú? Bueno, sólo porque todavía no te sientas muy cómoda, no quiere decir que deberías guardar tu tapete de por vida.

1. Sukhasana: Cuando te piden sentarte al principio de la clase, realmente no tienes que sentarte como te dé la gana. Sukhasana, la pose “fácil” no es, para nada, fácil.

¿Y si te duele la espalda? ¿Y no si no puedes estar lo suficientemente erguida? Para hacerlo más cómodo, trata de poner algo extra debajo de tus pompas, esto le permitirá a tus huesos moverse perfectamente y crear una buena curva en la columna.

2. Ejercicios de respiración: Seas nuevo o no, concentrarse en la respiración toda una clase, puede ser un reto. Si no eres capaz de poner tu mente en blanco por una hora (¿quién rayos puede?), sentirás que todo ha sido un fracaso.

Pero en realidad, sólo necesitas de 5 a 10 momentos relajantes y de concentración en la respiración. No seas tan dura contigo misma, recuerda que, si pierdes la concentración, puedes empezar nuevamente.

3. Chaturanga: Chaturanga dandasana, la versión de la lagartija en el yoga. Es una pose que definitivamente estás haciendo mal, y es que es muy difícil de realizar.

Si no eres cuidadosa, o no tienes un buen instructor, podrías lastimarte. Para perfeccionar esta forma, primero debes concentrarte en la alineación de la tadasana o pose de la montaña.

Pon la cabeza sobre los hombros, hombros sobre la pelvis, pelvis sobre las rodillas y rodillas sobre los pies. Toma esta alineación neutral en la lagartija, ¡y estarás perfecta!

4. Puente: La pose del puente es importante, pero también tiene su chiste. La mayoría de las personas voltean los pies y expanden sus rodillas para apretar los glúteos, pero esto podría provocar dolor de espalda.

En lugar de eso, mantén los pies y las rodillas en forma paralela, y trabaja los músculos internos de los muslos, en lugar de los glúteos.

5. Sobre los hombros: Dicen que esta pose es la reina de todas las poses, pues se supone que fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión, alivia los nervios y mejora la salud cardiovascular, junto con otros beneficios.

Y aunque esta posición sea increíblemente terapéutica, también es una de las que puede crear más daño si se realiza incorrectamente.

Esto sucede porque la mayoría de las personas aplanan el cuello, lo cual crea mucha tensión y podría causar lesiones. El punto no es presionar el cuello hacia el suelo, sino cuidar su curva.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion