0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Claves para prevenir el acoso escolar

Los padres, deben saber cómo actuar si tienen indicios de que sus hijos están siendo acosados.
domingo, 14 de agosto de 2016
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(Agencia EFE) Reducir los rumores maliciosos que se generan entre los alumnos es una estrategia eficaz que pueden aplicar los profesores para prevenir el 'bullying'.

Los padres, por su parte, deben saber cómo actuar si tienen indicios de que sus hijos están siendo acosados.

“Insultar es lo corriente, te persigue, te amenaza. Una vez me empujó, y me agarraron entre dos. Me quitaron los zapatos, los tiraron, al igual que la mochila.

En otra ocasión, entre él y otro quisieron bajarme los pantalones en el autobús”.

“Me sigue diciendo ‘te voy a amargar la vida, te voy a matar’. Yo intento hacer como que no me importa. He dejado de ir en el autobús.

Pienso todas las noches, ¿mañana que me hará?”.

“Estas frases las escribió una de mis pacientes, una chica de 14 años. Es solo una muestra de lo que igual que ella, sufren miles de niños en esta sociedad.

Ella expresa mejor que nadie lo que siente uno de nuestros hijos, de nuestros niños, cuando es víctima del ‘bullying’, del acoso escolar”, señala la psicóloga clínica Isabel Menéndez Benavente.

Muchos episodios de acoso escolar suelen comenzar en el patio del recreo del colegio o la escuela, con un rumor entre los niños, un elemento de la cultura infantil que, según una reciente investigación americana, "a menudo se ve inofensivo pero que es capaz de causar un daño real".

EL RUMOR, ANTESALA DEL ACOSO

Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington (UW) en EE.UU. ha demostrado que reducir los rumores maliciosos que se generan entre los alumnos de educación primaria previene la aparición del acoso escolar en los centros educativos.

"Los rumores son un elemento de intimidación que puede llegar hasta la violencia física, y para los niños, en ocasiones puede llegar a ser tan doloroso como la intimidación física", según el profesor de Psicología de la Educación Karin Frey, de la UW.

Para la psicóloga, lo más importante no es la acción en sí misma, sino los efectos que produce entre sus víctimas: “fracaso y dificultades escolares, alto nivel de ansiedad, fobia escolar, déficit de autoestima, cuadros depresivos, autoimagen negativa, baja expectativa de logro, indefensión aprendida e incluso intentos de suicidio”.

AGRESORES, VÍCTIMAS Y PADRES

Por su parte, el perfil de la víctima es el siguiente: tiene muy poca confianza en sí misma y no parece poder defenderse sola, y su personalidad tiene rasgos de inseguridad, baja autoestima, debilidad, sumisión, introversión, timidez, dificultades de relación y de habilidades sociales, aislamiento e inmadurez.

La doctora Isabel Menéndez recomienda a los padres estar atentos a los indicios de un posible 'bullying' en sus hijos, como “cambios en el comportamiento y el humor, tristeza, llantos o irritabilidad, pesadillas, cambios en el sueño y /o en el apetito, pérdida o deterioran de sus pertenencias escolares o personales, aparición de golpes, hematomas o rasguños, negativas a relacionarse con sus compañeros o en excursiones del colegio”.

Si observan algunos de estos indicios en sus hijos, la psicóloga aconseja a los padres aplicar este “Decálogo anti-bullying”:

1.- Nunca menosprecie sus quejas, diciéndole que son tonterías o que aprenda a defenderse solo.

2.- Préstele atención, con sus ojos y corazón abierto. Aprenda a ver todo su mensaje: palabras, gestos, tono de voz, lenguaje corporal.

3.- Infórmese antes de alarmarse. Si son agresiones ocasionales y está feliz habitualmente, enséñele a defenderse, con sentido del humor, haciéndole fuerte y seguro de sí mismo.

4.- No le culpe por lo que le pasa diciéndole “te lo mereces, no vales para nada, no me extraña, eres un cobarde”

5.- Nunca diga “tú no te metas” cuando se trate de defender a un compañero al que acosan.

6.- Anímele a que denuncie el acoso de un compañero. Dígale que se una a otros niños: la unión hace la fuerza.

7.- Si se niega a ir al colegio reiteradamente, averigüe que sucede, vaya al colegio, pero nunca le obligue a ir con violencia.

8.- Enséñale a mostrar sus sentimientos: si el niño tiene un padre y una madre emocionalmente inteligentes, él también lo será.

9.- Dígale que usted siempre estarás ahí, que nadie tiene derecho a hacerle sufrir, y que lo apoyará cuando necesite ayuda.

10.- Demuéstrele su amor incondicional, pero también su firmeza, los límites que existen para no dañar a los demás y los derechos que nadie debe pisotear; enséñele a ser fuerte y feliz.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion