Vida  /  Sexualidad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
EME: Cuando no puede llegar al orgasmo contigo

Si eres humana, es posible que te guste el sexo, así como a tu pareja. Pero eso no quiere decir que cada vez que lo hagan, ambos terminen con un orgasmo. Por fortuna,
miércoles, 8 de febrero de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
CIUDAD DE MÉXICO, febrero 8 (EL UNIVERSAL).-Si eres humana, es posible que te guste el sexo, así como a tu pareja. Pero eso no quiere decir que cada vez que lo hagan, ambos terminen con un orgasmo.

Por fortuna, no tiene que ser así. Deja que te cuente sobre los obstáculos más comunes que se pondrán en tu camino para llegar a ese maravilloso clímax.
Te cuesta llegar al orgasmo
Tu cuerpo o mente te están bloqueando.

Físicamente, muchas mujeres no pueden llegar al orgasmo a través de la penetración sola (¿y el clítoris qué?). Mentalmente, el problema se multiplica: Necesitas concentrarte mucho en el sexo, pero no tanto como para forzarte a llegar al orgasmo.
Cómo hacerlo: Calma.

Pon atención a la forma en que te besa el cuello o toca tus pezones. No pienses en llegar al orgasmo. Nuestra cultura se basa en resultados, pero el sexo consta de dar y recibir placer.

En cuanto a la estimulación del clítoris, pídele un poco de trabajo manual… ¡o hazlo tú misma! Con la ayuda de tus manos o de un juguete, seguro recibirás el placer que necesitas.
Le cuesta llegar al orgasmo
Al contrario de lo que la mayoría cree, no todos los hombres pueden llegar al orgasmo en segundos.

Su habilidad para alcanzar el clímax puede cambiar con el tiempo, especialmente durante relaciones de largo plazo. La novedad sexual es clave para su excitación, así que si han llegado a una rutina, será cada vez más difícil que se deje ir. Y si lo que tú haces no es algo a lo que está acostumbrado con Manuela, podría ser que necesites práctica.
Cómo hacerlo: Planeen 2 ó 3 sesiones de 20 minutos a la semana para explorar sus zonas erógenas y sus fantasías sexuales.

Pueden leer novelas rosas, probar nuevas posiciones, ver porno o pedir ayuda a un especialista. Aunque no tengan sexo, traten de incluir nuevas sensaciones a la recámara.

Si aún así no lo logra, tal vez haya un problema psicológico que no hayan visto.

El Universal

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias