Jaime Elio Quintero García

Déjeme y le Platico de un Libro

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Carisma y populismo

domingo, 19 de marzo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
A saber, son cuatro los elementos que conforman y fundamentan las democracias populistas del siglo XXI: Un líder carismático, radical, temerario, obsesivo e irresponsable; un enemigo interno (régimen de gobierno, filosofía política o modelo de gobernanza); otro externo (cercano o lejano geográficamente), que se asuma como amenaza presente o futura, a los que es necesario, en nombre del bien común, combatir hasta el exterminio, no tan solo hasta derrotar o vencerlos electoralmente, y el cuarto elemento, capaz de convencer a la gente de que solo él es capaz de conseguir tal logro.
Ejemplos, hay de sobra a lo largo de la historia, llamados de otra forma algunas veces según la época, condenados o enaltecidos por quienes escriben y narran -siempre a conveniencia-, los sucesos, leyendas y cuentos que acompañan sin excepción, la formación de una nación, próspera o ruinosa, esto finalmente no importa mucho a los actores y sus propuestas de acción administrativa y conducción política.
Estos componentes y personajes son los que le hacen falta a los partidos políticos nacionales en México, a excepción de Morena y su inefable y atroz líder, propietario, cacique y autócrata, Andrés Manuel López Obrador, popularmente conocido como El Peje.
Seudónimo y sobrenombre asignado por el pueblo y los medios, tan adictos ambos a la construcción de mitos y leyendas caballerescas.
El mesianismo también le viene muy bien al populismo democrático, elemento que habría que agregar a los primeros cuatro mencionados, a riesgo de ser, en los adjetivos, repetitivo o en la intención, peyorativo y mal intencionado.

En los tiempos actuales, y a mi parecer en los futuros también, poco importa que el populismo sea de derecha, izquierda, extremo o moderado siempre y cuando sea democrático, venido de las masas me refiero.
El PRI, en términos reales, no cuenta con un personaje de tales características y dimensiones de irresponsabilidad.

El PRI es un partido formador de instituciones, con fuerte arraigo en la necesidad o creencia de que las instituciones son valiosas y de principal necesidad para los regímenes constitucionales, que son éstas perfectibles mas no sustituibles.

El PAN por otra parte, tiene carencias infinitas en ese sentido, sus cuadros políticos son luchadores burocratizados y aburguesados, de programas y políticas públicas frías y sin emoción social, no pasan de eso.
El PRD, por su parte, se pierde una vez y otra en sus luchas internas por el control del partido, es decir por el poder interno y doméstico, dejando de lado la lucha por el poder público y el manejo de la nación.

Los demás partidos, aun en su carácter de nacionales, adolecen de base social propia, suficiente de empresas mayores, que los retiren de la repesca de candidatos y la asociación con partidos más grandes, a fin de mantener o salvar su registro, en otras palabras se desdibujan en la subvención y el interés financiero únicamente.
Estando así las cosas en este país, se ve a lo lejos aún, que el PRI pueda mantener el poder a partir de junio de 2018, lo empequeñece en la lucha electoral la ausencia de un personaje capaz de superar la carga y lastre que representa estar en el gobierno y sus correspondientes equívocos y desatinos.

Muy a pesar, y no sobra mencionarlo en mérito propio, de contar con excelentes cuadros políticos y técnico-programáticos, como lo ha demostrado en estos casi cinco años de regreso al poder, que si no fuera por ellos estaríamos en una insuperable crisis caótica.


Mas incapaces de llenar el vacío y oportunidad de abanderar ideas populistas que generen consenso y aceptación en el pueblo, al que se puede engañar con falsas promesas, medias verdades y mentiras totales, conocidas o nuevas, conservadoras o liberales.

Es el pueblo esta vez, quien está ávido de esperanzas y alientos que lo conforten y lo pongan de pie nuevamente (cuidado con eso y con quien lo diga y con quienes lo crean).


Al PAN, se le ve muy lejos de armar y hacerse de un liderazgo carismático y populista de derecha, capaz de superar las diferencias y ambiciones de los anayistas, calderonistas y morenovallistas, militantes ciertamente distinguidos pero insuficientes para enfrentar a un líder anarquista enemigo de las instituciones y capaz de plantarles cara, a lo que él mismo llama, la mafia del poder, al referirse supongo yo, a las clases políticas tradicionales y sus respaldos empresariales, económicos y financieros.


Además de gobiernos locales, regionales o nacionales ajenos a él y sus desaforadas voluntades de asumir el poder y salvar a la nación de los impuros.

Se advierte, en el juicio popular y en las apariencias, por el estado de cosas que guarda hasta ahora el entorno electoral nacional, que ni en últimas instancias para el año 2018.


Unidos o asociados PAN, PRI y PRD en sus fines electorales, aunque no tanto en las causas ideológicas y de gobierno, podrían superar la convocatoria del bien llamado Peje, para destruir las instituciones, cambiar el modelo económico e instalar en el poder un régimen autocrático, voluntativo y unipersonal propio de él que cambie las cosas.

Que acabe con la corrupción y la subordinación a viejas reglas e intereses inconfesables nacionales e internacionales.
Podría repetirse a guisa de lo que se ve, el fenómeno electoral del foxismo del año 2000, que convirtió en algo más importante que el cambio verdadero, el echar de los Pinos al PRI.

Ahora sería más importante eliminar a las clases políticas y la conducción económica, social y financiera del país, que proponer y convencer al electorado de un proyecto de nación coherente, viable y aceptable internacionalmente.
Recordemos que por desgracia, es más fácil ganarse el aval popular para destruir que para construir.

Ese es el poder real del populismo democrático del siglo XXI.
GRACIAS POR SU TIEMPO

¿Sabía Usted?
Mr. Kuinkelly

Los científicos tecnológicos están trabajando en una inteligencia artificial para analizar, de manera rápida muy superior a la de los seres humanos, fotos y videos relacionados a la lucha contra los abusos sexuales a menores de edad y en contra de la pornografía infantil.

Esta nueva tecnología será puesta a disposición gratuita de los cuerpos policiales gracias a sus creadores.
Alumnos de la Escuela Tandon de Ingeniería, adscrita a la Universidad de Nueva York en Estados Unidos, y empleados de la empresa Griffeye, están construyendo un conjunto sofisticado de herramientas informáticas que serán donarán a los agentes de policía que trabajen en la identificación de niños que aparezcan como víctimas de la pornografía infantil, con el fin de rescatarlos y arrestar a los criminales.

El profesor Nasir Memon, de la citada universidad, dirige el desarrollo del software junto con Johann Hofmann, director de la empresa Griffeye.
El volumen de este material de pornografía infantil está creciendo gravemente según bastantes análisis.

El valor de las búsquedas automáticas se hace particularmente notable en vista de cuánto material debe examinar la policía para abrir un caso o para encontrar un niño que haya sufrido abusos.

Muchos agentes de policía indican que un caso normal implica entre 1 y 3 terabytes de datos, lo que puede representar entre 1 y 10 millones de imágenes y miles de horas de video, según el Informe NetClean 2016.

O incluso más; varios policías dijeron a los autores del estudio que tuvieron que revisar hasta 100 terabytes (más de 100 millones de imágenes y 100.000 horas de video).
El equipo de Memon y Hofmann está automatizando el análisis de video usando técnicas avanzadas de aprendizaje automático para identificar tanto la desnudez como la presencia de niños.

Memon desarrolló técnicas de filtrado que pueden detectar tonos de piel, incluso en videos con escasa iluminación o de poca calidad, y después cartografiar regiones conectadas que contienen tonos de piel para determinar si un individuo está desnudo.

Esta técnica puede combinarse con sistemas capaces de extraer rasgos faciales y realizar análisis espaciales y de texturas para determinar si la cara pertenece a un adulto o a un niño.

En las pruebas, los algoritmos de Memon detectaron con precisión imágenes explícitas en el 83 por ciento de las ocasiones, y acertaban el 96.5 por ciento de las veces a la hora de distinguir las caras de los niños de las de los adultos.
Si se determina que un video contiene tanto desnudez como niños, el sistema valora automáticamente los movimientos corporales para determinar si el contenido es explícito.
¡Si no lo sabía… créalo porque es cierto!

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores

Otras Noticias