0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
ZONA ROJA

Agrandar Imagen Siguiente
UNA MUJER espera clientes en el acceso a uno de los pocos tugurios que sobreviven en la Zona Roja de Reynosa.
*Entre 1987 y 1989, el entonces Presidente Municipal de Reynosa, Ernesto Gómez Lira, decretó el cierre de la Zona Roja
domingo, 7 de mayo de 2017
Por: Jesús Rivera/Reportaje
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Entre 1987 y 1989, el entonces Presidente Municipal de Reynosa, Ernesto Gómez Lira, decretó el cierre de la Zona Roja.
Se pretendía terminar con la prostitución, el vicio y el alto índice de criminalidad que había en ese predio de sólo seis cuadras, pero salió el tiro por la culata: Pronto había mujeres de la vida galante ofreciendo sus servicios a lo largo de la calle Aldama, Libramiento Echeverría y Zona Centro.
La puritana sociedad reynosense de aquella época se dio cuenta que la "zonaja", "zumbido" o “zona de tolerancia”, como también se le conoce, era un mal necesario.
En 1990, al inicio de la Administración Municipal de Ramón Pérez García, se decidió su reapertura.
Hoy, cuando surgen algunas voces para que se reubique la "zona del pecado"-otro epíteto que suele aplicarse a la Zona Roja-, las circunstancias son muy diferentes: Ahora no solamente hay una "zonaja", sino dos.
En el Barrio de El Centralito, las mujeres se exhiben a la luz del día, además, en la Internet existe un vasto mercado del sexo que incluye todo tipo de servicios disfrazados como "masajes".
Bajo este panorama, no es extraño que las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) estén proliferando como nunca antes.
Tan sólo el año pasado se registraron cerca de 120 nuevos casos de VIH, mientras que la Secretaría de Salud tenía registrados en el CAPASITS a más de 800 pacientes en tratamiento.
El salir la prostitución de las paredes de la zona de tolerancia es algo que preocupa no solamente a las autoridades del Sector Salud, sino a historiadores, ministros religiosos y hasta a cineastas.
LA ZONA VIEJA
En su libro "Adiós, Reynosa querido", Arnoldo Gárate Chapa, socio del Club de Veteranos y miembros de la Sociedad de Historia de Reynosa, comenta que la primera zona de tolerancia, la zona vieja, se ubicaba en el lugar que hoy ocupa la Central de Autobuses, entre las calles Mina y Francisco I. Madero.
Relata con peculiar estilo algunos de los pasajes que se vivían en aquella época: "Los mequetrefes y pelados corrientes y vulgares de la más baja estofa de la sociedad la llamaban también "el zumbido" por el ruido que se escuchaba a varias cuadras de distancia y sobre todo cuando soplaban vientos fuertes del sur que duran en esta región.
La zona tuvo un auge inusitado desde que el Gobierno de los Estados Unidos estableció la ley seca, por los años veinte, según se le denominó aquí para señalar que no estaba permitido vender en ningún establecimiento bebidas alcohólicas, por lo que los adictos, que siempre han existido, se venían a solazar a las cantinas que en Reynosa proliferaban".
Un incendio arrasó con todas las construcciones de lámina y madera, en 1949, tras lo cual se reubicó en un terreno localizado al poniente de la ciudad, en lo que hoy se conoce como colonia Ramos.
En virtud de que había una escuela a pocos metros de distancia, se decidió cercar el predio con una valla de concreto, la cual aún prevalece en la mayor parte del perímetro.
Hay relatos de las décadas de los cincuenta, sesenta y setentas donde cientos de turistas norteamericanos que venían a la caza de la paloma "ala blanca" y venado "cola blanca" atiborraban los locales.
El Texas Cabaret, el Elva´s, el Golden Palace, el París, el Lipstick, el Bastón, el Pusycat, el Waikikí, el Homero´s, el Drive Inn, el Oaxis, el Mercedes, el Salón Carta Blanca, el Vapor, el Irma´s, el Bertha, Mi Pelota, Noche de Ronda, los Bohemios, el Tip Top, el Ciros, el Chapultepec, Las Vegas, el México Place, la Bohemia, el Gato Negro, el Star Dust, el Houston, el Salón Nuevo León, el Betty Salón, el Pullman, el Venus, la Noche Zul, el Zafiro, el Veracruz, el Regis, el Dragón de Oro, el Luisiana, el Guadalajara, el Unión, las Morenas, el Royal, la Chacala, el Faro Verde y el Dos Equis, eran los más afamados establecimientos de ese lugar.
Hoy en día sólo quedan unos cuantos.
En una revista electrónica llamada Reporte Tamaulipas, en una nota informativa del mes de diciembre del 2014, se puede leer una declaración de la representante de locatarios de la Zona de Tolerancia, Martha Cuéllar, quien asegura que el predio está disponible para su venta.
Según el artículo, quedan apenas 20 negocios de un total de 52 que estaban en operación en su época de mayor auge.
"No se puede invertir porque no hay dinero, además, las mujeres se salieron al centro a trabajar y por eso tampoco van clientes y acuden pocos norteamericanos, pero no lo suficiente, dijo.

Si quieren poner algún Smart, Soriana, quien se interesa en comprar todo el predio le vendemos, nos pueden localizar aquí mismo, dentro de la zona y podemos reunirnos todos los propietarios a negociar".
Hay por lo menos una propuesta para que la Zona Roja de Reynosa se reubique a un sitio fuera de la mancha urbana y se construya en ese lugar algún centro comercial, área verde o complejo deportivo.
La reubicación implica también la necesidad de limpiar el tradicional y típico Barrio El Central, parte de la historia de Reynosa, donde se encuentra una placita con el busto de Cornelio Reyna.
DOCUMENTAL
En el 2011, una productora alemana hizo un largometraje llamado "La Gloria de las Prostitutas", donde documenta la vida de las mujeres públicas en tres zonas de tolerancia de países totalmente diferentes entre sí: La primera es "El Acuario", una fría sala en Bangkok, Tailandia, dividida por un cristal que separa a jóvenes prostitutas de sus potenciales clientes, y éstos las escogen de acuerdo a sus gustos, cual si fueran mercancías.
La segunda es "La Ciudad de la Alegría", en un lóbrego laberinto de callejuelas, en la ciudad de Faridpur, en Bangladesh.
La tercera es "La Zona", un conjunto de casuchas en la ciudad fronteriza de Reynosa, México, por cuyas calles enfangadas circulan los hombres del lugar en busca de sexo, de acuerdo con la presentación que se hizo antes de su exhibición en la Cineteca Nacional.
La dirección y guión son de Michael Glawogger, con producción de Alemania y Austria.
EVANGELIZANDO
También los grupos religiosos han mostrado interés en el predio rojo y los seres humanos que cohabitan en él.
Durante los años 2008, 2009 y 2010, integrantes del templo cristiano "El Buen Samaritano", perteneciente a la Asociación Mexicana Esperanza, A.C., se dieron a la tarea de realizar eventos de evangelización.
En un video que subieron a You Tube, llamado "Zona de Tolerancia de Reynosa es evangelizada, salvando a los hijos de Dios", se nota el esfuerzo que hacen por arrancar de las garras del vicio y la perdición a las mujeres que se dedican a la prostitución y a los proxenetas que viven de ellas.
Editado por una estación de radio cristiana, el documental muestra a un grupo de aproximadamente quince personas, encabezadas por el Pastor Guadalupe Estrada, tocando música de alabanza y elevando oraciones, ante la mirada extraviada de aquellas personas.
Por lo menos en tres ocasiones, una por año, la música cristiana del grupo Los Levitas se dejó escuchar en aquellos viejos edificios en lugar de la estridente música que tocan de noche los burdeles para atraer a los clientes.
El grupo de religiosos dejó de acudir a su labor evangélica debido a las condiciones de inseguridad.
REUBICACION
La colonia Ramos, donde se ubica la Zona Roja, está casi totalmente bardeada, y limita al norte con la calle Alamo, al oriente con la calle Magnolia y la Avenida 20 de Noviembre, al sur con la Aldama y al poniente con la Francisco Villa.
El único punto de acceso se localiza en la parte sur, sobre la calle Aldama, donde se cobra cierta cantidad por vehículo para poder entrar, como cooperación.

Hay guardias y una cámara que videovigilancia.
Aunque durante mucho tiempo se mantuvieron las calles de terracería, donde se formaban grandes lagunas cuando llovía e incluso, cuando no llovía por las constantes fugas de agua, ahora las vialidades están pavimentadas.
A pocos metros de distancia se encuentran instalaciones como el albergue para migrantes Senda de Vida, la Casa del Indigente, el Archivo Histórico, el Centro de Atención a la Juventud, la Casa Hogar de los Abuelos, el albergue de migrantes Guadalupano, el Velatorio Municipal y el Centro de Rehabilitación Integral (CRI).
Quienes abogan por la reubicación del predio rojo aseguran que ahora el problema es mucho mayor al haber salido la prostitución hacia el Barrio El Central.

 

Comentarios

  • Actividad en zona roja
    por Armando Rodea, 29/07/2017 13:35
    DesaprueboApruebo
    +0

    Si en funciones la zona roja? tenia entendido que estaba en la colonia Aquiles Serdán, ya la cambiaron de lugar?

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias