REFLEXIÓN DOMINICAL

Antonio Fernández

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
EL DON DE LA FE ES CREER EN CRISTO

..."Jesús le dijo: ¡Si no veis signos y prodigios, no creeréis!"...(Jn 4, 48)
domingo, 22 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
San Pablo en Romanos, define la forma a nutrir el alma con la enseñanza del Divino Maestro; ..."La fe viene, pues del oír, y el oír por la palabra de Cristo"...La palabra que viene de Dios es fuerza sobrenatural que modifica la conducta de las almas, porque Cristo Nuestro Señor siendo Padre amoroso la extiende e instituye depositando en los padres de familia, la responsabilidad que por su madurez y sensatez guiaran el camino de la familia, al tener a Dios en el centro de su existencia, para que con amor, humildad y paciencia, soportar resignados las adversidades, como los momentos de alegría, cumpliendo la obligación que viene del mandato divino, avivando la fe en las tribulaciones, aceptando su divinidad y conservando la fidelidad al Señor, cuando todo parece que se pierde, la credulidad inflame la confianza en Dios, perseverando en la constancia y la virtud la gracia santificante.

El mundo se da la indebida libertad de criticar y juzgar la Doctrina y mandamientos del Señor, y con ello todo asunto dogmático, teológico y de filosofía cristiana católica, por lo que le es fácil criticar y denigrar al prójimo, enjuiciar de sus actos buenos, piadosos o indulgentes, a los inmorales y pervertidos, exaltar en la mente extraviada lo pernicioso de la virtud y honestidad, al deshonrarla y calumniar de deshonesta.

La conducta del siglo da facilidad para menospreciar al prójimo, pues con esa misma facilidad deplorable, se costumbra censurar y contradecir lo que viene de Dios: los mandamientos de la Ley de Dios, toda devoción, piedad y fervor a los sacramentos y virtudes, sin valorar que ello agrava el alma, de ellos el incrédulo se atreve decir; ... "A mí ni no me tomaron en cuenta para comentar sobre esos mandamientos" ..."Eso lo han puesto porque quisieron, pero yo hare lo que creo está bien" ... Es la postura del incrédulo contra la vida que Jesús pide, motivo y causa de cumplir el orden espiritual y moral, familiar y personal a una vida apegada a la doctrina del Señor, la crítica hiriente califica su necedad de fastidio encaja en la liberal forma de vida del siglo.

Los profetas reciben el don sobrenatural de dar a conocer la profecía, por obra y gracia del Espíritu Santo, sus predicciones siempre serán actuales, se reviven cada siglo y en las almas que a diario vienen al mundo por Dios, para que la humanidad regule su conducta, a la vez muestra que la lección espiritual es el faro de salvación que viene de Dios, en ella están las obligaciones del cristiano católico para con su Creador, siendo triste que la reacción del mundo de hoy sea aceptar lo que debe rechazar, sin existir razón se modifica y censuran los bienes que están sustentados de la doctrina católica basada cien por ciento en la enseñanza de Cristo Nuestro Señor, para salvación del alma.

Las profecías son siempre adecuadas a la vida de cada día; amar y servir a Dios en un mundo donde la maldad y la perversión ha sido el camino del pecador.

La perversa conducta que el mundo de hoy vive, es porque el ser humano ha conjuntado todas las maldades que ha padecido a través de su historia en inmoralidades y depravaciones, lo condenado por Concilios, resulta que estos se equivocaron, ahora lo condenado es bueno, a esto agreguemos las maldades de este siglo (Robo, extorsión, secuestro y asesinatos) son leyes del bien vivir, todo eso y mucho más ha cambiado el panorama de la humanidad a un destino desconcertante, empeñada hoy más que ayer en condenarse a sí misma, en actitud arrogante levanta sus hombros en señal de que no le importa, pone sus dedos en los oídos, cierra sus ojos y el corazón.

Las profecías no cesaran de continuar su presencia en la conciencia de las alamas que sucesivamente arriban al mundo, es necesario sembrar en los corazones el bien y desechar el mal de los tiempos.

Disponiendo nuestra atención en el profeta Daniel, apreciemos la inspiración que guarda la fe, esperanza y caridad de Dios a nosotros, que no merecemos, alentados por Él a ganar la santidad dice;..."Todo cuanto has hecho con nosotros Señor, con justo juicio lo haz hecho, porque hemos pecado contra ti, porque no hemos obedecido a tus mandatos; pero da gloria a tu nombre, y obra con nosotros según tu grande misericordia"...Por su intermedio habla desde siglos la misericordiosa voluntad del Padre eterno; ...Tuya es la salvación eterna a pesar de tus pecados y malas inclinaciones, es mi deseo obrar bienes de clemencia para ti que eres pecador...

Las profecías muestran a Dios misericordioso, su amor por el pecador anunciado desde siglos, está en la mente y corazón del ser humano la revelación, y con ella la voluntad de Dios, por lo que reconocerse pecador consciente y responsable de sus faltas, que su mala relación con el Señor la ha deteriorado, siendo culpable de sus pecados, llego al buen momento de mirarse en el espejo de su vida pasada, aceptando la culpabilidad de sus actos, pero sí la soberbia maligna oprime con fuerza la conciencia, el conocimiento que posee sobre sí mismo de su existencia eterna que va de paso, ubica el camino del pecador, aparece en su corazón la necesidad de pedir perdón, vendrá la paz y tranquilidad en el alma que le ayudará a entender que el don de la fe es creer en Cristo Nuestro Señor de palabra, obra y pensamiento, si en verdad se quiere, será lamentar la realidad que en pocos sus pecados y actos de desobediencia contra Dios, reconocen en confesión, haber hecho lo que no debieron hacer, admitirse culpables, pero hay muchos que también hacen esto, pero de ahí no pasan, mienten en la confesión como si el sacramento fuera cosa del mundo, cada mentira hace al pecador más empecinado en la necedad que lo aferra al error que tiene en la cabeza, de no corregirse en tiempo, otros dicen; ...Estoy mal, pero después ...Tienen miedo, aunque la conciencia atosigue a echar fuera la basura del alma, tienen miedo, huyen a refugiarse en el colchón del pecado y los actos en los que exalta no su alma sino su vanidad, en todos ellos su corazón se endurecerá y carecerá de la protección de la gracia, la solución es tomar una sabía decisión: dejar de lado en forma tajante esas dialécticas ilógicas, pragmáticas y perturbadoras que juzgan como el único principio valido de juzgar la verdad eterna, que se señala como una conjetura, esto es, lo que se dice de Dios son sospechas, eso forja en el corazón un embrollo mental que apretuja a no doblegar el orgullo, y sí exaltar la vanidad, apilándose en el montón que adoptan una falsa postura de sumisión: ... "Si lo voy hacer, en su momento, tengo que programarlo" ... "Por ahora no debo preocuparme de esas cosas" ... ¿Sí a ese momento muere, no habrá tiempo para arrepentirse? ¿A quién pedir perdón? ¡A Dios! Demasiado tarde; muchos arrepentidos modifican su conducta en tiempo y el bien será en ellos, otros, su corazón es una supuesta intención, detenida por la soberbia maligna o miedo dice al oído: ... ¡No lo hagas! ¡Cálmate, vas a perder tu libertad! ¡Después lo haces! Hoy tienes cosas por hacer, primero tus planes, eso cuando haya tiempo... Esa inmensa mayoría de personas son bravos para pelear, resolver problemas, hábiles negociadores de verdades y mentiras, se juegan la vida y el tiempo resaltando su inteligencia, sagacidad y astucia, aún más, por su viveza maquiavélica son agudos e ingeniosos, expertos y diestros ejemplos de brillante perspicacia en las cosas del mundo, porque su relación con Dios están en cero, aunque digan que no, son timoratos para obtener su propio bien, indecisos ven una carga cumplir sus obligaciones de cristiano católico, la realidad es que en el fondo son irresolutos en su obrar; ¿Qué difícil es vencer los males enquistados en el alma?... Lo son sino se hace nada por remediarlo, si en verdad se quiere ser de Dios, ir a la reconciliación con el Señor y decirle de corazón; ¡Perdóname Dios mío! De no haber interés, seguirá pendiendo de un hilo su existencia eterna.

Dios espera paciente obrar en el pecador; ..."No vine a llamar a justos, sino a pecadores" ... La misericordia del Señor ofrece a todas las almas sin excepción la salvación gratuita, está en el pecador la voluntad de su arrepentimiento, dijo Jesús; ..."Buscad, pues, primero el reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura" ... Desgranando la palabra de Jesús en los Santos Evangelios, enseña a superar las adversidades, inspira enfrentarlas y superarlas por obra y gracia de Él.


La curación del hijo del cortesano, es una necesaria reflexión sobre los graves problemas que vive la familia en este siglo. Jesús va ilustrarnos con su divina Cátedra; la paternidad responsable.

El esplendor de Jesús en Israel, nace de sus predicaciones, y portentosos milagros, así, cuando arriba a una región, corre la voz de su presencia y el pueblo va a donde se encuentra su Maestro, así, al llegar a Galilea, se dirige a la ciudad de Caná donde obro su primer milagreo al ruego de María su madre, convierte agua en el mejor vino.

Quiso ir ahí para fortalecer la fe del pueblo, siendo testigos del portento que va obrar. La población donde Jesús realizará su obra, hay una distancia entre Cafarnaúm y Caná de treinta kilómetros, para llegar de la primera a la segunda población se va ascendiendo por un camino ochocientos metros de altura, hay que tomar tiempo y acumular energías, pues se camina cuesta arriba.

Dice el evangelista;..."Fue, pues, otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino" ... Jesús está en Caná, tiene ante Él la muchedumbre del pueblo, ahí se presenta un hombre de la corte del reyezuelo Herodes conocido por el pueblo.

¿Cuánto hubo de sobreponer este oficial para llegar ante Jesús? Él cortesano en Cafarnaúm debió escuchar de otros la enseñanza del Señor, llamo su atención los prodigiosos milagros de curar a tantos enfermos, de sorprendido paso a ser atraído por su caridad, su enseñanza fue la salud que embargo su alma para ordenar su vida, por lo que se aprecia no perdió de vista sus predicaciones, atento a donde andaba, lo que decía y hacia, pero las circunstancia de la vida familiar se vieron alteradas por una enfermedad que se agravo a su hijo, el cortesano se abrumo, vino la preocupación y la consternación que se torna a un desenlace mortal, utilizaría los medios habidos, pero su hijo iba de mal a mal.

Jesús conoce el corazón afligido del oficial y lo que sobrevendrá sobre el hijo, vino a la mente del abnegado padre la presencia de Jesús, y el recuerdo de su bondad, de las obras de curación, y sin esperar a mas deja familia, hacienda y la corte, se va en pos del Maestro, convencido de que solo él ayudará con su hijo y va a su encuentro, hubo de ascender a paso apresurado, sortear peligros hasta vencer el camino, sin duda no se dio descanso, su corazón llama continuamente a Jesús; ...Señor ¡No te retires de Caná! ¡Tú salvaras a mi hijo! ¡Sálvalo te lo suplicó! ...A solas, derramaría lagrimas de dolor y tristeza, como todo padre de familia lo hace en sus angustias o en la Iglesia ante Cristo Nuestro Señor o María Nuestra Señora, el esfuerzo tiene premio, en este oficial fue gozo ver a Jesús en la muchedumbre, al ir a Él le abren paso, y llega a Jesús.

Valorando la aflicción de este hombre, es motivante, conmovió más el corazón de Jesús ya dispuesto a conceder su clemencia.

Dice el evangelista;..."Y había un cortesano cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm"... ¡Que no hace un padre por la vida de sus hijos! He aquí el ejemplo.

La poca fe que va a mostrar a Jesús, es superada por su reconocimiento, al decirle; ..."Señor" ... humildad y perseverancia de llegar ante Jesús, que paciente espero su llegada e hizo ver que su abnegación es ejemplo de como debe obrar todo padre de familia.

Jesús salvará la vida de su hijo.
..."Cuando él oyó que Jesús había vuelto de Judea a Galilea, se fue a encontrarlo, y le rogó que bajase para sanar a su hijo, porque estaba para morir" ...Jesús conoce del oficial su deseo, pero su fe es débil al pedirle ir a Cafarnaúm donde está su hijo a sanarlo e imponer sus manos en el joven, no cree que Jesús pueda sanarlo con su palabra.

Entonces;..."Jesús le dijo: ¡Si no veis signos y prodigios, no creeréis!"...El Señor insiste en que aumente su fe, pero el Padre no comprende, solo ruega, su dolor suplica ayude a su hijo.;... "Respondió el cortesano: Señor, baja antes que muera mi hijo"...Su pena y dolor en el oficial no le deja escuchar el reclamo que Jesús hace a la muchedumbre, es para que el cortesano valore que su fe es una tela muy delgada, los galileos ante los hechos se muestran incrédulos, su respuesta es palabra ligera, manifiestan admiración y entusiasmo, no hay en ellos la humillación de inclinar su inteligencia ante Jesús quien es la verdad, no hay reconocimiento a sus predicaciones, ni confirmar su divinidad por los prodigiosos milagros que solo Dios puede obrar, se mantienen en su ceguera.

La fe ausente del corazón, inútil la palabra al Señor. La fe viene del pensamiento y de la voluntad. ¿Cuántas almas admiran de Jesús su doctrina, mandamientos y obras, pero no creen en Él? Una cosa es decir creo y otra obrar para mostrarlo a Dios: decir creo de palabra, es una fe frágil, un fe blandengue, una de encaprichada a su gusto, una fe que se pone a discusión, todas estas y las parecidas son irreverentes e impías lo que tienen es ostentación, se presume mientras se habla, no se hace nada para poseerla, se vive en la cuerda floja, que se romperá al termino de la vida al ser llamado al momento dispuesto por Él, si la condición espiritual del pecador está desordenada, el fruto será la nada.

Jesús impetra al pueblo su incredulidad; ...Vienen a Mí, no a reconocer mi divinidad, ni salvar su alma del pecado, vienen a ver los prodigios para tener de que hablar y hacer escándalo...Mientras escucha a Jesús la muchedumbre, en el cortesano la angustia de la muerte que se avecina en su hijo lo agobia, Jesús insiste en la poca fe de la gente; ...Escuchan no para creer, sí no para dudar y negar... El empeño del Señor es que el cortesano comprenda la necesidad de acrecentar su fe insipiente y el hijo recibirá el bien solicitado, Jesús podría hacerlo sin ello, pero la justicia de Dios pide que su fe este donde es necesario.

Al rezar el Evangelio conmueve la palabra del Señor, mejor seria alcanzar el don de escuchar su voz amorosa, y taladrar en el corazón afligido como lo fue el del cortesano, no es de dudar que el Espíritu Santo obro en él a comprender lo que Jesús pide.

¿Por cuántas pasan los padres de familia por los hijos? En el mundo humillaciones, perdida de bienes, reclamaciones, negaciones, frustraciones y más cuando todo viene de los hijos y hasta la esposa, ante Dios tener la esperanza divina, pedir con humildad su clemencia y rogar como el cortesano; ..."Jesús le dijo: Ve, tu hijo vive.

Creyó este hombre a la palabra que le dio Jesús y se puso en marcha"...La fe en el cortesano obro. Esta es la enseñanza del Señor a los padres de familia: fe, humildad y perseverancia la divisa a seguir con los suyos, el Señor escucha cuando se aviva la fe, cuando se cumple; ..."Amarás a tu prójimo como a ti mismo" ...
hefelira@yahoo.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores