Vida  /  Sexualidad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Lo más estresante de dar un blowjob

Dar sexo oral no es una situación realmente estresante. En realidad somos nosotras las que de repente nos estresamos por llevarla a cabo
domingo, 7 de enero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL) Dar sexo oral no es una situación realmente estresante. En realidad somos nosotras las que de repente nos estresamos por llevarla a cabo.

Y no tanto porque vayamos a hacerlo mal, sino porque hay muchos factores a considerar.

Qué tanto uso de los dientes: Porque parece justo utilizarlos de vez en cuando, pero en exceso podría lastimarlo. Y aun así cuando los usas de repente, te preocupa que hayas usado un poco más de presión de lo normal.

Ya cuando lo has hecho suficientes veces, la verdad es que ni cuenta te darás

¿Y si tienes en la boca uno de sus vellos púbicos?: No hay nada sexy con tener un vello púbico en tu boca. Al final del día va a ocurrir en algún momento, pero prácticamente te quitará el ‘mood’ una vez que tengas que detenerte para quitarte un vello de la boca.

Igual y él no se da cuenta, pero tú sí… y mucho.

Podrías vomitar: No lo digo porque sea un acto asqueroso, sino porque el pene puede ser lo suficientemente largo como para llegar a la parte de la garganta que induce el vómito.

La verdad es que puede controlarse, pero tendrás que ser cuidadosa.

Olor a saliva: No es el olor más agradable del mundo, y desafortunadamente tienes que soportarlo por mínimo 5 minutos. El problema es que un blowjob no sólo requiere la estimulación del glande, sino también de los testículos y el perineo, así que deberás de estar salivando por todos lados.

Qué hacer con su eyaculación: Es posible que ambos estén acostumbrados a desviar la eyaculación en tus manos cuando termine, pero si apenas se están conociendo, no es que puedas interrumpir el acto y preguntarle qué quiere que hagas cuando termine.

Sobrepensar cada movimiento: ¿Pongo más lubricante? ¿Ya fue suficiente aquí? ¿Ahora uso las manos? ¿Lo estará disfrutando? ¿Ya no está haciendo ruido? Nos importa la satisfacción de nuestra pareja, y por eso mismo querremos hacer un buen trabajo.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion