+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Rincones de Reynosa

Imagen Siguiente
EL INDIAN Market, un edificio que aún se puede ver por la carretera a Río Bravo, cerca del aeropuerto internacional.
A veces muy a la vista o parcialmente ocultos, hay rincones interesantes que pocos visitantes y locales conocen
lunes, 15 de enero de 2018
Por: Jesús Rivera
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Reynosa no son sólo balaceras.
A veces muy a la vista o parcialmente ocultos, hay rincones interesantes que pocos visitantes y locales conocen, entre ellos están los siguientes:
1.- Laguna La Escondida: Casi nadie sabe que la laguna está bordeada por un sendero donde se practica la caminata y la carrera a campo traviesa.
La ruta empieza en la Unidad Deportiva, continúa por el lado sur del vaso, sigue hacia el oriente y termina en el Parque Cultural.
El proyecto original contemplaba construir una vialidad alrededor de la laguna, sin embargo, ya no se le dio seguimiento.
El área de conservación de la Laguna La Escondida incluye más de 220 hectáreas.

Cuenta con tres islas interiores, dos grandes y dos más pequeñas. Una de éstas últimas es lugar de reposo del pelícano blanco y otras especies de aves.

En el 2014 se vieron por primera vez dos ejemplares de rayador, un ave que tiene parentesco con la gaviota, con plumaje blanco y negro, con la particularidad de que su largo pico anaranjado es más grande en la parte de abajo que en la de arriba.

Los amantes de la naturaleza suelen acudir al malecón para tomar fotografía u observar su belleza.

2.- Ex lago Orizatlán. Casi oculto de las miradas, en un rancho particular que se ubica a pocos metros del Puente Internacional Reynosa-Pharr, se encuentra un conjunto de figuras de concreto que narran la historia de México, desde la etapa precolombina hasta la edad moderna.
En su apogeo recibía a centenares de personas.

Fue uno de los primeros centros recreativos de Reynosa. Tenía un lago donde se encontraba una gigantesca águila de cemento, a semejanza de aquel lugar donde se construyó la capital azteca, Tenochtitlan.
3.- Indian Market.

Este edificio que hasta la década de los setenta funcionaba como tienda de artesanías, ahora se encuentra solitario.
Localizado sobre la carretera a Río Bravo, a poca distancia del Aeropuerto Internacional Lucio Blanco, presenta una fachada que replica la pirámide de Teotihuacán, así como un conjunto escultórico donde se ven varios "atlantes" de Tula y cabezas de serpiente ornamentadas.
4.- La Playita.

Es un espacio natural que utilizan los habitantes de Reynosa durante el período vacacional de Semana Santa, principalmente.
En el 2010, tras el paso del huracán Alex, perdió casi la mitad de su extensión.

Actualmente cuenta con una superficie de aproximadamente siete hectáreas conde hay asadores e instalaciones de recreación.
5.- Santuario de la espátula rosada.

En algunos años, por espacio de pocos días, una de las especies más coloridas que han llegado hasta esta región: La espátula rosada.
A finales de octubre, con los primeros cambios en la temperatura, un grupo de cinco ejemplares hicieron sobrevuelos y se posaron sobre la isla ubicada más al sur de la laguna.

Evitando acercarse al compacto grupo de pelícanos y cormoranes, las espátulas duraban poco tiempo en los alrededores de ese vaso. Prefirieron buscar un lugar más tranquilo y hallaron un pequeño santuario que se localiza en el Ejido La Escondida, atrás del campus de la Universidad Tecnológica de Tamaulipas.
6.- El Charco Escondido: A poco más de cuarenta kilómetros de Reynosa, por la carretera a San Fernando, se ubica Congregación Garza, también conocido como El Charco Escondido.
Se trata de un conjunto de edificios antiguos, la mayoría viviendas que fueron abandonadas por los habitantes originales al dejar de usarse el Sendero Nacional, que por ahí pasaba, para el transporte de mercancías entre el puerto de Matamoros y la ciudad de Monterrey.

El ferrocarril acabó con la prosperidad de ese lugar y ahora sólo es habitado por rancheros que cuidan su ganado y campesinos que labran las parcelas de los alrededores.
7.- Reynosa-Díaz: La cuna de Reynosa, ciudad.

La villa fue fundada el 14 de marzo de 1749, en un lugar ubicado diez millas abajo de los adjuntos de los ríos San Juan y Bravo. Su primer nombre fue Villa de Nuestra Señora de Guadalupe de Reinosa.
Cuenta con algunos edificios construidos poco después de la fundación.

Sólo durante la ceremonia de celebración de aniversario recibe visitantes foráneos.
8.- Río Bravo. Las márgenes del río Bravo cuentan con parajes naturales de gran belleza.

A partir de las compuertas de la Presa Anzaldúas, aguas abajo, corre sinuoso entre mezquitales y carrizos. Los pescadores aprovechan algunos remansos para extraer el catán, una especie endémica que puede alcanzar un gran tamaño.

Se han documentado animales de hasta 2.45 metros de largo, pero lo más común es que no pasen el metro. Se les vende en las pescaderías locales para hacer chicharrones de catán, uno de los platillos típicos de esta región.

En Estados del sur como Veracruz, Tabasco y Campeche se le conoce como pejelagarto. Se asegura que en la época de los primeros exploradores el río era navegable.

Hoy existen algunos tramos que son aptos para el sky acuático y el paseo en bote.
9.- Calicheras. También poco conocidas son las calicheras de Anzaldúas.

Motociclistas y propietarios de vehículos cuatro por cuatro suelen acudir a divertirse a ese lugar, cuyo componente principal es la grava y el caliche.

El Club de Jeeperos de Reynosa tiene un blog donde dan a conocer sus actividades mediante fotografías y videos.
10.- Centro Histórico: Hacia el norte tiene como límite la calle Aldama, hacia el poniente, la Nicolás Bravo, hacia el oriente la J.B.

Chapa y hacia el sur la vía del ferrocarril.
Pocos son los edificios que sobreviven de aquella etapa en que la población tuvo que emigrar de Reynosa-Díaz hasta las lomas de San Antonio, en 1835.

Uno de esos monumentos es el antiguo campanario de la parroquia de Guadalupe, aún en operación. Asimismo, de aquella época que todavía está en pie es el antiguo parián del Mercado Zaragoza.

Otras edificaciones más recientes, como el edificio donde operó la aduana, están en ruinas. Tiendas de autoservicio han terminado por sustituir los viejos muros de sillar, tan característicos de la arquitectura nordestense.

 

Comentarios

  • vamos a pitufear.
    por pitufa 7, 15/01/2018 13:33
    DesaprueboApruebo
    +0

    me gusta reynosa y sualrededores perop mas me gustaria conocer a los pitufos azules . y papa pitufo

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion