REFLEXIÓN DOMINICAL

Antonio Fernández

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La Fe en Cristo esperanza del pecador

…“Todo lo que ha sido escrito por los profetas se va a cumplir para el Hijo del hombre…[.]…Y Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado”… (Lc 18, 31-42)
domingo, 11 de febrero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Ilustra Santo Tomás; …“Dios no hace misericordia sino por amor”…La presencia del Hijo de Dios hecho hombre, es la obra más sublime de su amor, es la excelencia divina de salvación para las almas que han venido, vienen y vendrán hasta el fin de los tiempos.

Nuestro Señor Jesucristo desde el primer instante de su vida terrena fue enseñar el precepto que sobresale en las almas en su relación con Dios su Creador; …“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todo tú espíritu [.] amarás a tu prójimo como a ti mismo”… Está entendido y comprendido que en Cristo es la misericordia que reafirma cuando dijo; …“Yo soy El camino, la verdad y la vida”…Pide confianza en los bienes prometidos para el agobiado por sus pecados; siembra la semilla de su doctrina, que el Padre encomendó a su Hijo amado depositar en los corazones del pueblo judío, pero como Israel rechaza y desprecia la divinidad de su Hijo al que llevan a muerte innoble e indigna, a injusta y oprobiosa condena en la Cruz del monte Calvario, sentencia de la que en no es merecedor, no debió recibir el castigo reservado para los criminales y ladrones.

A pesar de ello, Dios Nuestro Señor ofrece al pueblo que cometió consiente contra su divino Hijo, ignominiosa muerte, la reconciliación, este no quiso arrepentirse, prefirió mantenerse en la negación y en el repudio, entonces la semilla de Jesús es esparcida a las naciones de pueblos paganos, estos al recibirla, entregaron su alma y corazón al de Cristo con gozo, y fue semilla de la que brotaron millares de nuevos cristianos, e hicieron de la enseñanza del divino Maestro regla de vida, de conducta para su salvación y precepto la Ley de Dios, y por la práctica de las virtudes, se hicieron acreedores de la promesa esperanzadora, reza el Eclesiástico; …“Los que temen al Señor guardan sus mandamientos; y tendrán paciencia hasta el día que los visite”…Este temor no es miedo, es temer no amar a Dios como a Él corresponde, quien no ama no tiene fuerza, por eso el mejor camino para mostrar el amor al Padre es atesorar bienes en el cielo, virtudes que fortalescan la espiritualidad.

Se pregunta al cristiano católico, ¿Y el estado de tu alma como está, para con Cristo Nuestro Señor? Así, muchas almas en los principios del cristianismo, otras a través de los tiempos, hicieron y hacen propia la instrucción que reza en el Eclesiástico, y que al siglo XXI continúa siendo actual y necesario arraigarla y no perderla en el corazón para mantener el alma al deseo del Señor; …“Los que teméis al Señor, espera en Él; que su misericordia vendrá a consolarnos”… Quede manifestado que la fe en Cristo Nuestro Señor es la esperanza del pecador.


Cristo Nuestro Señor es el ejemplo vivo de fe, por eso es la fuente inagotable de inspiración en el obrar diario, concede bienes, gracias y dones en las almas, ¿Por qué es incansable su persistencia en la salvación de las almas? Avivando nuestra fe, desmenucemos; ¿Por qué vino Jesús al mundo? Meditando la misión redentora que Dios Padre dispuso en su Hijo amado, creemos que cada ser humano es obra de la perfección de Dios, tan es así, que cuando Él lo creo, no fue para que muriera, es el mismo ser humano que al hacerse acreedor del pecado de soberbia maligna, trajo para él las consecuencias de la muerte, cuando el demonio al tentar a Eva le dijo; …“Dios sabe que el día que comáis de él (fruto prohibido)se abrirán vuestros ojos y os haréis como Dios”…Y el castigo vino para ellos y la descendencia del género humano; sufrir y padecer, angustias y penar, enfermar y dolerse, luchar por alimentarse y vestirse, vencer la tentación o consiente caer en la tolerancia del pecado, y con ello la muerte terrena, lo trascendente, es que para siempre será la muerte, sea de gloria o condenación.

Para una adecuada comprensión que ayude a la preparación espiritual está próxima Cuaresma tiempo de la Santa Cuaresma, tener en mente la pasión, muerte y resurrección del Señor.


Ahondemos, aceptando y creyendo con fe, que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas distintas en un solo Dios verdadero, de la que San Atanasio más que instruir catequiza con el Credo por el Doctor de la Iglesia desglosando para mejor comprensión en el entendimiento del cristiano católico; …“Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente.

Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señor es el Padre, Señor es el Hijo, Señor el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque, así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores.

El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede” … Pues bien, de donde es comprender, que antes de la creación y de todos los tiempos, la mente de Dios Padre vio la necesaria redención de la humanidad que va a crear, al vislumbrar el Hijo el deseo de su Padre, antes de escuchar su deseo, el Hijo se ofrece a su Padre consumar la misión Redentora, dado que su Padre consumo la creación del mundo y el universo; …He aquí Padre Mío a tu Hijo, sea en Mí tu deseo y voluntad …Y la obra de redimir la humanidad está ya realizada, Cristo Nuestro Señor tendrá la misión de ser quien redimirá del pecado, en Dios nada se detiene, lo pensado en Él es obra perfecta, y todo su pensamiento es obra consumada que no se detiene, porque todo en Él es verdad.

¿Por qué es esta consideración? Sirva para comprenderlo las tres ocasiones que Jesús predice su pasión, crucifixión y muerte a los discípulos, está prevista antes de todos los tiempos, entendamos, Dios no es un improvisador, como somos los que vivimos en esté mundo, en que hoy hacemos con bombo y platillo, y mañana calladitos destruimos.

Quede claro a todo cristiano católico, que la oración del Credo de San Atanasio, es una interpretación tomada de la enseñanza de Jesús cuando Felipe pregunta; …“Señor muéstranos al Padre, y eso nos basta.

Respondióle Jesús: Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, ¿y tú no me has conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto a mi Padre.

¿Cómo puedes decir: Muéstranos al Padre”…Al santiguarnos antes de iniciar la Santa Misa, las oraciones, el Santo Rosario y demás actos de piedad, se pide a la Santísima Trinidad expulse al demonio, deje libre de tentación en todo acto de piedad o al iniciar toda actividad; …“En nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”…Se reconoce que los tres son una misma esencia en tres personas distintas, concluimos está exposición con las palabras de Jesús; …“¿No crees que Yo soy en el Padre, y el Padre en Mí? Las palabras que Yo digo, no las digo de Mí mismo; sino que el Padre, que mora en Mí hace el mismo sus obras”…Refiriéndose a ello dice el profeta Zacarías; …“El Varón unido conmigo”…
Veamos a Jesús cuando predice su Pasión por tercera y última ocasión a sus discípulos; …“Tomando consigo los doce, les dijo: He aquí que subimos a Jerusalén, y todo lo que ha sido escrito por los profetas se va a cumplir para el Hijo del hombre”… Jesús rodeado de sus discípulos les presenta el tercer momento de anunciar a sus futuros Apóstoles de qué forma tendrá su Maestro la muerte, en las anteriores anuncios lo escucharon confundidos, nada preguntaron, ninguno quiso hablar de ello, como tampoco sería entre ellos, se hicieron como los que no dieron importancia a la vista, pero su interior está conmovido, se angustiaron, más se hicieron fuertes para no preocupar a su Señor haciéndose como que no entendieron, lo que bien entendieron, y la razón de ello es que aman a su Señor, y desean que jamás muriera, pero dependen de Él en todo, les enseño sus oraciones, explica lo que no entienden con suma paciencia, han recibido de Él amor, comprensión en las adversidades, consuelo en sus penas y dolores, esta con ellos en su angustia, zozobra y alivio, lo han visto predicar a multitudes, sanar enfermos y leprosos, dar la vista los ciegos, resucitar muertos, se interesa sobremanera por ellos, donde descansarán por la noche, tomen sus alimentos, lo escuchan con ánimo de ser instruidos y ellos de aprender, aunque su fe es incipiente, les cuesta trabajo retener sus predicaciones, eso será por ahora, las palabras de su Maestro, quedan sin que ellos lo perciban, guardadas en su interior, y surgirán de sus labios al iniciar la obra apostólica que Él les encomendará, y así fue, fluyo de sus labios la enseñanza de su maestro, que fueron depositando por él mundo.


El evangelio detalla una imagen del cuadro que Nuestro Señor guarda en su corazón; …“He aquí que subimos a Jerusalén”…Va referirse Jesús a su muerte, punto que muchos temen y eluden hacer comentario, pero saben que un día eso sucederá, más evitan tocar el tema, la conciencia presiona hacerlo, porque es necesario un profundo análisis, el pecador podrá salvarse, pero de ser más fuerte su cerrazón, por ella deja de lado lo concerniente a la muerte, y será en el último momento de su existencia la misericordia de Dios, abrir su corazón, llegará ese instante quiérase o no de reavivar la esperanza salvadora que su negligencia ha dejado en el olvido, por esos momentos de brillo en la vida del mundo, por eso hoy, que es tiempo para recapacitar, es conocer y mantener presente en el corazón la enseñanza de los Proverbios, que incitado a la leal conciencia que todos tenemos, está fija en la memoria; …“Camino hay que a los ojos parecen rectos, más en su remate está la muerte”…Nos lleva a la acertada reflexión de amar a Dios, y la vida del cristiano católico no acumular tesoros del mundo, sino los espirituales, entendiendo que será en el Señor motivo de gozo, quien vive en gracia de Dios, pero el que vive alejado de Dios, por las obras que sabe no debe hacer, su alejamiento lo jala más, prefiriendo continuar en su vida, de la que no quiere perder los bien materiales y personales que ha obtenido, con ironía se urde una falsa defensa; … para que ya no me digan más, está bien lo pensare…pero no piensa nada porque no quiere modificar sus actos, la conciencia esa actitud la pasa por alto y no cesa decir; …Estás mal, corrige tu vida, Cristo en la Cruz te está esperando… Entonces nos preguntamos, ¿Cómo es posible que el cristiano católico, conociendo la disposición del Padre, le niega cumplir su deseo y voluntad a quien se le debe el alma, la vida y el cuerpo, las capacidades intelectuales y todo lo que se posee? Si nosotros pobres mortales nos esforzamos por pedir nuestra salvación, vemos que es mayor la cerrazón, concluimos, Dios en su sabiduría ajusta las voluntades a su deseo, pues todos somos instrumentos suyos para nuestra salvación, ¿Qué hacer? Persistir en su ayuda.

El Señor profetiza donde morirá, menciona la ciudad, causa y forma, San Juan Crisóstomo, interpreta la palabra del divino Maestro instruye; …“Yo voy por mi voluntad a la muerte y, cuando me veáis suspendido en la Cruz, guardaos de pensar que Yo no sea mas que un hombre, porque sí está en la naturaleza del hombre morir, no está en su naturaleza querer caminar por si mismo a la muerte”… ¡Claro que no! El ser humano ira a la muerte cuando Dios Nuestro Señor lo disponga.

Dice el evangelista; …“Él (Jesús)será entregado a los gentiles, se burlarán de Él, lo ultrajarán, escupirán sobre Él, y después de haberlo azotado, lo matarán, y al tercer día resucitará” … Si leer este versículo del Evangelio hace un nudo en la garganta, ver el aplomo que en breves palabras da a conocer el Hijo de Dios lo que va a padecer por nuestra salvación, y nosotros con nuestros caprichos del mundo, con los caprichos de la ambición, con los caprichos de no dejar la vida mundana y con los caprichos injustificables de que eso que Jesús pide es muy difícil de cumplir, para mejor entenderlo, pensar y creer, esto no se detiene en lo que se nos permite ver, porque Cristo Nuestro Señor mostro, con su sola palabra y su solo deseo reúne muchedumbres, a las que toco la conciencia de israelitas, a que por sí mismos reconocieran con fe y de corazón, que Él, Jesús es la esperanza salvadora de las almas, cuando entra en Jerusalén aclamado; …“¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”… Y la ironía de la proterva judía hizo a los ocho días, ese mismo pueblo que exalto la divinidad de Cristo, lo injuria al pasar frente a la multitud con la cruz de sus pecados acuestas y caer con ella delante de todos porque el peso de sus pecados era una inmensa carga, pero al levantarse y seguir adelante, manifiesta su infinita misericordia de perdón, al levantarse, nos está diciendo, a pesar de todo, quiero y deseo su salvación por eso vuelvo a ponerme de pie, por ti pecador; pero la turba israelitas ignora la obra de Cristo, y continua empeñaba en hacer mofa, burla y escarnio de su divinidad, sarcásticos y virulentos gritan están ya crucificado en el monte Calvario; …“¡Sálvate a Ti mismo! Si eres Hijo de Dios, ¡Bájate de la Cruz!”… Dolor en el cielo, las legiones de ángeles contenidas, lloran la pena y el dolor de ver padecer al Hijo de Dios, y pensamos; … ¡Señor! Hubieras en ese momento enviado a castigar los blasfemos arrogantes, castigar su apostasía y profanación, pero entendemos Señor, de haberlo dispuesto, la redención de nuestras almas no se hubiera realizado… por eso el cristiano católico para desagraviar al Señor en esté padecer, es y será obrar bien y evitar el mal, amando a Dios y al prójimo, manteniendo la fe en Cristo esperanza del pecador.
…“Pero ellos (Discípulos) no entendieron ninguna de estas cosas; este asunto estaba escondido para ellos, y no conocieron de que hablaba”…Los discípulos confundidos, les resulta imposible, aceptar lo que han oído de labios de su Maestro, han sido testigos de que su Maestro es el Hijo de Dios, incapaz de ofender o cometer pecado, es un hombre justo, pues ninguno de los que se dicen ser, se parecen a su Señor en ello, ¿Entonces como es que va a morir como ladrón? ¡Crucificado! ¡No es posible! No entienden porque, saben, lo que su Señor anuncia se cumple, y lo dicho por Él, sucederá, es para nosotros una lección, los discípulos no podían deducir la razón que va a padecer su Maestro, debido a su fe incipiente, ven a Jesús como hombre, si bien dicen es el Hijo de Dios, no pueden discernir que Él es Dios y hombre, difícil por ahora entenderlo, se agrava más su entendimiento escuchar; …“Al tercer día resucitará” …En su mente esta, que quien muere no puede volver a la vida, a pesar de haber visto que su Maestro resucito a la hija de Jairo, al hijo de la viuda de Naím, y a Lázaro hermano de Martha y María.

¡Claro! Jesús es Dios y resucitará para cumplir su obra de redención, por eso, la fe en Cristo es la esperanza del pecador. San Juan Crisóstomo instruye en lo relativo a la resurrección de Jesús; …“Jesús quiere que el alma de sus discípulos afligida ante el pensamiento de sus sufrimientos, descanso en la esperanza de la resurrección que se seguirá después de su muerte”… Las obras del cristiano católico serán valorizadas por el amor a Dios, al prójimo, al bien del alma, y a la pasión que sufrió Nuestro Señor Jesucristo ante de su muerte en la Cruz.
hefelira@yahoo.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores

Otras Noticias