Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Es posible morir de amor?

La miocardiopatía de Takotsubo o síndrome del corazón roto es una enfermedad rara y de baja incidencia
miércoles, 14 de febrero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(Agencia Informativa Conacyt).- Margarita vive en la Ciudad de México, es una mujer de sesenta años que nunca había conocido el dolor por amor, hasta que un accidente automovilístico le quitó a quien fue su compañero de vida por casi cuarenta años, nunca imaginó que su ausencia le dolería tanto.

Un mes después de la muerte de su esposo ingresó al hospital con un agudo dolor en el pecho, presión arterial alta, sudoración, taquicardia, náusea y ansiedad que se acompañaba del deseo de morir.

Los médicos ya tenían un diagnóstico previo, los síntomas son clásicos de un infarto al miocardio. Sin embargo, la ecocardiografía demostró algo que no comprobaba la hipótesis anterior, ya que la zona apical —punta— y zona media del ventrículo izquierdo del corazón de Margarita presentaban una deformación poco común, pues tenían forma de olla o vasija, diagnóstico oficial: miocardiopatía de Takotsubo o "síndrome del corazón roto".

Pero ¿qué dice la ciencia en casos como estos?, ¿el dolor de la pérdida de un ser querido puede tener una repercusión a nivel físico al grado de “romper” tu corazón?, ¿es posible morir de amor o de alguna fuerte emoción?

Evidencia científica actual señala que cualquier trastorno físico suele implicar alteraciones psicológicas y viceversa, por lo que el sufrimiento de estados emocionales negativos persistentes puede afectar las funciones del organismo en general y hacer vulnerable el cuerpo para desarrollar o mantener enfermedades.

“Básicamente el estímulo de interacciones sociales negativas o eventos emocionales fuertes donde se siente ansiedad, enojo o depresión, estaría vinculado a que nuestro organismo, en este caso el corazón, sufra los embates del medio ambiente”, explicó para la Agencia Informativa Conacyt Rolando Díaz Loving, profesor e investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la división de Posgrado.

La miocardiopatía de Takotsubo o síndrome del corazón roto es una enfermedad rara y de baja incidencia, donde el estrés crónico y la depresión ocasionados por eventos anteriores estresantes, emocionales o físicos se han relacionado con efectos biológicos negativos, entre los que se incluye la predisposición a este mal.

Es tan fácil romper un corazón...

En este sentido, los eventos estresantes hacen que el ventrículo izquierdo del corazón se deforme ligeramente ocasionando un estrechamiento de las arterias coronarias y la zona tome una forma similar a esta vasija; el corazón pierde fuerza en la capacidad de bombeo y, finalmente, da manifestaciones similares a las de un infarto.

Eliud Samuel Montes Cruz, ecocardiografista e investigador del Hospital Regional 1o de Octubre del ISSSTE, comentó para la Agencia Informativa Conacyt que este padecimiento ocasiona insuficiencia cardiaca severa y el paciente comienza a tener dificultades para respirar, incluso requiere de hospitalización.

Sin embargo, un estudio clínico llamado coronariografía diagnóstica revela que en esta enfermedad no se encuentran lesiones que obstruyan el funcionamiento de unas arterias denominadas epicárdicas, “el corazón es un cono; sin embargo, la enfermedad hace que cambie la forma de ese cono y haga un jarrito que va a dilatarse de la punta cancelando el bombeo de sangre”.

Factores que pueden causar el síndrome de Takotsubo

1.-Tener un antecedente de estrés emocional severo

2.-Enfermedad neurológica aguda, crónica o trastorno psiquiátrico

3.-Hipotiroidismo

4.-Predisposición genética inducida por el estrés

Sanar el corazón

Solo en ciertos casos puede producirse un desenlace fatal en la persona que desarrolla la enfermedad. Sin embargo, una vez que existe el diagnóstico del padecimiento y se ha dado el tratamiento adecuado, el periodo de recuperación oscila entre una y cuatro semanas.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion