Vida  /  Jóvenes
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cómo saber que estás con un manipulador

Por lo general son tipos encantadores, seductores y muy buenos amantes. Llegan a tu vida, la iluminan y uno cae rendida
jueves, 26 de abril de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL) Por lo general son tipos encantadores, seductores y muy buenos amantes. Llegan a tu vida, la iluminan y uno cae rendida. Al cabo de un tiempo todo se transforma, para peor.

Entérate aquí cómo saber que estás con un manipulador.

Lamentablemente, todo lo que brilla no es oro, como dice el popular dicho. Y que cierto es que el amor es ciego y eso de “a mí nadie me engaña” puede ser falso.

El asunto es que además de pasarlo bien, ese tipo de compañeros en tu vida pueden generar profundas y dolorosas consecuencias. Y no sólo un corazón roto y horas de llanto, también deudas económicas, estafas y hasta chantajes, donde en las peores circunstancias se puede perder todo.

Sin ánimo de ser alarmistas ni pesimistas en el amor que comienza, la idea es no ser tan confiada y estar atentas a las señales que se le escapan a un hombre manipulador.

La psicóloga Joselyn Rojas, directora del Centro de Terapia de Parejas New Feel, revela 18 señales que debes de tener en cuenta para saber que estás con un manipulador.

- No te presenta como su pareja.

- Mantiene una comunicación muy cercana con sus ex.

- Sientes que lo pasa mejor con otras personas que contigo.

- Se muestra indiferente contigo cuando está con otras personas.

- No te escucha y no le interesa mayormente lo que ocurre con tu vida.

- Su tiempo libre lo prefiere destinar mayormente en otras actividades.

- No te incorpora en sus eventos.

- No te presenta a sus amigos a pesar de llevar meses juntos.

- Cuando pelean te amenaza con irse o terminar la relación.

- Te miente.

- Te compara.

- Quiere mandarte.

- Sus relaciones anteriores han sido tormentosas y con maltratos.

- Posee muchas ganancias secundarias de la relación, cuando se supone que debe haber un esfuerzo mutuo y equilibrado por las partes.

- Se enamora rápidamente de ti sin conocerte bien.

- Te pide dinero o empieza a vivir a costa tuya.

- Dejas de preocuparte por ti.

- Lo justificas y defiendes frente a los demás.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion