Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Leyes de la vida ¡para ser feliz!

Además de mejorar tu ánimo y darle un sentido a tu vida, te ayudarán a estar feliz y sentirte mejor contigo mismo
domingo, 7 de octubre de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

EL UNIVERSAL

Si te falta orientación, te sientes perdido en la vida y no sabes qué camino tomar, debes seguir leyendo para conocer las leyes cardinales de vida que, además de mejorar tu ánimo y darle un sentido a tu vida, te ayudarán a estar feliz y sentirte mejor contigo mismo.

Sonríe: Simple, ¿no? El único esfuerzo que tienes que hacer en el transcurso del día ¡es sonreir! Desconocidos, compañeros de trabajo, tu pareja, tu jefe (sí, aunque te cueste), al cretino que se metió en el carril equivocado, al que se equivocó con tu orden de tacos, ¡a todos les tienes que sonreir! ¿Por qué? Porque una sonrisa puede arreglar cualquier cosa y, aunque no la sientas, te hará sentir mejor.
No te compares: Parece que solamente vives comparándote con los demás; que fulanita es más alta, el jefe tiene más dinero, tu pareja es más extrovertido… ¿y tú qué? Solamente estás viendo una parte de sus vidas y, ¿si ellos están peor que tú en otros aspectos? Mejor deja de comparar y disfruta de TU propio camino.

Tal vez no tengas todo lo que quieras, pero, ¿quién dice que no puedes luchar por ello?
Olvídate del ‘qué dirán’: En primer lugar, los pensamientos de otras personas no son de tu incumbencia, aunque sean sobre ti.

Sí, duele saberlo, pero deja que la verdad te libere. Una vez que dejes de preguntarte qué piensan los demás de ti, podrás enfocarte más en lo que TÚ opinas de ti mismo.
Deja de preocuparte: Si dejaste el celular en la oficina, tal vez alguien se lo robe, tal vez te lo guarden o seguro no pasa nada.

¿Cuál es el punto de preocuparte toda la noche si no te servirá de nada? Lo mismo pasa con todo lo que te suceda en la vida; no puedes cambiarlo, pero sí tu actitud con la que lo enfrentas.
El tiempo lo cura todo: Es importante que sepas que el tiempo se tomará sus ratos libres para ayudarte a sanar, pero no hay duda alguna de que lo hará.

Sí, el proceso será doloroso y muy tardado, pero poco a poco se irá volviendo un amargo recuerdo.
Tú construyes tu felicidad: ¡Sí! Tu felicidad no depende ni de otra persona, ni de un empleo, ni del dinero, ni del país en el que vives.

Solamente tú, tus decisiones, tus acciones y sentimientos controlan tu felicidad, así que, ¿por qué no empezar a trabajar en ello?
Haz paces con el pasado: No le permitas a tu pasado controlar tu presente, mejor haz las paces con él.

De él aprendes, pero, cual maestro, no te dará clases toda la vida. Perdona y sigue adelante, solamente así empezarás a disfrutar de tu presente y acercarte al futuro que vayas construyendo.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion