REFLEXIÓN DOMINICAL

Antonio Fernández

+2
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
SIN LA FE EN CRISTO NADA SE ES EN EL MUNDO

…"Y de pronto el mar se puso muy agitado, al punto, que las olas llegaban a cubrir la barca: Él en tanto dormía"…  (Mt 8, 24)
domingo, 4 de noviembre de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La venida al mundo de Nuestro Señor Jesucristo no fue por su propio deseo, sino obra de Dios su Padre, misma que fue anunciada desde siglos por los profetas, como afirma el Príncipe de los Apóstoles; …"No traen su origen las profecías la voluntad de los hombres, sino que los varones santos de Dios hablaron inspirados del Espíritu Santo"… Cada profeta fue claro, pero asistido por el Espíritu Santo dio a conocer la profecía de la venida del Mesías a Israel quien vendría a dar cumplimiento el mandato divino de salvar al pueblo del pecado, dijo; …"Lo que mi Padre me dio es mayor que todo, y nadie lo puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Yo y mi Padre somos uno"…Ello no significaba que su presencia fuera para despojar a Israel del dominio romano como tampoco darle el poder del mundo como mal interpretaron la misión de Jesús los del sanedrín, Cristo Nuestro Señor vino al mundo dice san Pablo; …"Fiel es está palabra y digna de ser recibida de todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales el primero soy yo"… Y a los siglos San Pedro Crísologo exacto, sencillo y natural dice; …"Jesucristo ha venido a tomar nuestras debilidades para amarnos con su fuerza"… La obra de Dios en su Hijo Jesús tiene su principio con la primera venida en las afueras de Belén, un establo abandonado y carente de todo para un recién nacido fue el deseo de Jesús presentarse al mundo en humildad y pobreza; su segunda venida será la Parusía, esto es, se presentará al mundo con todo esplendor y majestad, poder y soberanía celestial a tomar justicia a todas las almas.

Jesús al iniciar su vida pública conocía del pueblo la carencia de fe en Dios, razón por el que busco de múltiples maneras demostrar el vacío que privaba en sus almas y la necesidad imperiosa de sembrar su doctrina y mandamiento para que en ellos cada quien cultivando en su corazón la verdad eterna brotara la fe y creer su divinidad, solo unos pocos creyeron de corazón que Cristo Nuestro Señor es el Hijo de Dios hecho hombre tuvieron fe en Él: fueron sus discípulos.

El esfuerzo del Señor lo apreciamos en las formas de como acerco su divinidad mostrar su misericordiosa bondad y caridad a su pueblo y a la humanidad de todos los siglos, lo hizo, lo hace y lo continuara realizando de dar a conocer la sencillez de su palabra que el pueblo después de escucharla y cuando ya no les quedaba sino reconocer y aceptar su palabra porque ya no tenían que contestar o que reclamar de sus preguntas insidiosas porque estaban contestadas con su divina palabra, orgullosos y carentes de nobleza retraían su corazón sin dar razones a su ofrecimiento, la cerrazón del corazón no da argumentos lógicos o con sentido, lo que quieren es irse y no escuchar más, despreciando el momento definitivo de reconocer su divinidad y el ofrecimiento de su perdón, la humanidad alejada de su creador también escucha y rechaza no habiendo diferencia en el tiempo que vivimos, el incrédulo y el escéptico de todo dudan; timoratos e irresolutos dicen: ¡Yo no sé! otros preocupados por el "que dirán de mí si acepto su palabra" Quiso Cristo Nuestro Señor ser recibido y adorado del pueblo humilde y despreciado de Israel, la casta de los pastores habiendo escuchado el mensaje de los ángeles reciben del Espíritu Santo la luz que clarifico su corazón; …"Vayamos, pues, a Belén y veamos este acontecimiento que el Señor nos ha hecho conocer" … Y fueron adorarlo.
En los Santos Evangelios, apreciamos el valor espiritual de los bienes que a cada momento Cristo Nuestro Señor enseño a las multitudes que siendo primordial a toda alma para recibirlos la fe, que afanoso el Señor se empeña descubrir al interior de los corazones, conociendo la falta de ella deseo depositar su obra, así fue al sanar a la mujer hemorroisa, le dijo;…"Confianza hija, tu fe te ha salvado"…Esta mujer creyó en Jesús como Hijo de Dios; al dar la vista a dos ciegos, les pregunta;…¿Creéis que puedo hacer esto? Respondieron:..."¡Sí Señor!"….En ellos Jesús vio su fe, por eso toco sus ojos y dijo;…"Os sea hecho según vuestra fe"…Y cuando con gozo y amargura Jesús reconoce la gran fe del Centurión Romano dijo;…"En verdad os digo, en ninguno de Israel he hallado tanta fe"…Y a la curación de un mudo endemoniado presentado por los mismos fariseos, quienes conociendo su condición e incapacidad, Jesús delante de ellos y la multitud expulsa al demonio y el infeliz recupera el habla, el pueblo como siempre se emociona y asombra, se alarma temeroso, pero los fariseos bien entendidos de su divinidad celosos de su obra afirman; …"El no hecha los demonios sino por Belcebú, el príncipe de los demonios" …Inconcebibles mentiras y controversias contra la divinidad de Cristo, no se pueden considerarse estas ásperas criticas injuriosas un desgaste en Jesús, porque en Dios no existe tal situación humana, con ello mostro el Señor ser incansable en todo momento de manifestar su divinidad y entre más lo hizo más fue rechazado, pero fue mayor su presencia en la conciencia del hombre que le desprecia, así como hoy se hace en el mundo del siglo XXI, toda persona sabe que Dios existe y cree que esta en todo lugar pero no tiene la fe suficiente para evitar los actos con que lo ofende, y entre mas peca, mas es la presencia de Cristo en su corazón, porque no quiere que esa alma se pierda, recordemos que todas somos de su propiedad que gano por su Pasión las recibe de su Padre al morir por ellas en el ara de la Cruz, por eso no cesa de estar al lado del pecador en el tiempo de vida terrena, fue paciente y misericordioso con los hombres de su tiempo y con los de ahora y de siempre hasta el fin de los tiempos su palabra está presente y vigente, compasiva y generosa;…"Y todo lo que pidiereis con fe, en la oración, lo obtendréis"…
Motivo de reflexión, analizar de la vida interior todo acto con que se ofendió a Cristo Nuestro Señor, meditar sus palabras que conmuevan las entrañas de la miseria humana la realidad que vivimos de su segunda venida;…"Cuando vuelva ¿Hallaré por ventura fe sobre la tierra?"…Dice San Pablo;…"Es el gran misterio de iniquidad y apostasía"…Obligan sus palabras a pensar lo que somos, la realidad que vive el mundo y nosotros en él caen como un peso que no puede resistir el corazón y volteamos al mundo encontrando infinidad de almas caídas en conductas perversas que consideran el punto central de su existencia seguir ciegos la manipulación de la soberbia maligna apoderada de millones contra Dios su creador, muchos pudiendo ser ejemplo de vida han perdido el valor sagrado de su existencia por las cosas materiales mundanas dando importancia a lo que no corresponde, familias se desmoronan como castillo de arena al venir tentadoras olas sobre ella, pero no todo es perdido, Cristo está al lado de cada alma sea cual fuere su conducta contra Él, dispuesto a atraerles por su Evangelio se conviertan por sus obras, decir"quiero cambiar de vida"y otra son las obras para hacerlo, palabra prometida y obras van unidas, una sin la otra es nada.

La fe en Cristo ilumina el interior del alma; …"El espíritu vivifica; la carne de nada aprovecha. Las palabras que yo os he hablado son Espíritu y son vida"… Jesús muestra a el alma su obra portentosa: en su sola palabra esta el poder de salvación, quien la guarda aceptando y creyendo en la esperanza de que sin Cristo nada es el mundo.
Reza el Evangelista: …"Cuando subió después a la barca, sus discípulos lo acompañaron"…Va el Señor en la barca de Pedro, la inmensa multitud lo sigue a todas partes, razón por la que ha improvisado un viaje sin bastimento, ni equipaje, y es porque el Señor lo tiene ya preparado, sabe lo que va a realizar, mostrando a la vista de los discípulos un cansancio que entienden como hombres es por el trabajo que ha tenido su Maestro sin descanso.

Jesús como Dios no duerme ni tiene cansancio, todo lo ha dispuesto para enseñar a sus discípulos. Sube Jesús a la Barca y los discípulos también lo hacen, observa que lo hacen de forma no apropiada ante la gente que siguiendo a Jesús se queda en la orilla; Dice San Juan Crisóstomo; …"Los discípulos siguieron a Jesús para hacer con Él la travesía del lago.

Quiso Jesús vivieran el peligro de la muerte para que no se amedrentaran en los peligros. Dispone atravesar el lago y toma en la barca el lugar apropiado para descansar y duerme.

Dice el evangelista; …"Y de pronto el mar se puso muy agitado, al punto que las olas llegaban a cubrir la barca: Él, en tanto, dormía"…Permitió Jesús que la barca estuviera a punto de hundirse, para enseñarlos a no dejarse exaltar por la distinción de llevarlos con Él y dejaran de ser presuntuosos con los demás fueran caritativos.

Cuando se trata de milagros, predicaciones y obras de misericordia, Jesús lo hace ante las multitudes que lo siguen, cuando se refiere a tribulaciones y temores, agobios y amarguras, quiere tener presente a sus discípulos de la misma forma que lo hace con el cristiano católico, este vive en su vida el momento que confluyen sobre él las encrucijadas, consecuencia de lo que hizo en tiempo pasado y que no debió haber hecho, por eso es estar preparados espiritualmente y entender que el Señor esta en libertad de probar las almas en el momento que lo desee, de nuestra parte depositar fe y confianza en su divina voluntad y no en las aptitudes o capacidades personales.
La tempestad no fue originada por la naturaleza, dice con acierto Orígenes; …"Sino que la suscitó el poder de Dios, que saca los vientos de sus tesoros"…El incrédulo dirá: ¿Por qué Jesús ha puesto en peligro tantas almas, siendo que Dios no está en Él hacerlo? La fe nos lleva a entenderlo cuando repasamos los actos de nuestra vida, vemos la problemática que en el pasado se llevó por los excesos, latrocinios y vida inadecuada que se guardaron y no se confesaron al Sacerdote permaneciendo en esos peligros, penas y dolores si acaso se dio gracias a Dios por los favores concedidos.

Aprendiendo del Salmo;…”Hace soplar el viento y discurren las aguas”…Así decimos sobre el posible hundimiento de la barca de Pedro que lleva al Señor a bordo y con Él al colegio apostólico, hizo el Señor una tempestad para hacer una gran obra, aprendamos en el proceder de Dios, a grandes males de donde se obtendrá iguales o mejores remedios, Dice San Agustín;…"Ha preferido Dios sacar bienes de los males a que no hubiese males en el mundo"…
Un mar agitado con olas que al levantarse cubrían y jalaban la barca al fondo sacudiéndola de un lado al otro la elevan y luego la dejan caer, los discípulos avezados marinos no pueden controlarla a pesar de su experiencia, esta tempestad es diferente se vino en un instante, y no pueden resolver como salir de ese vorágine de olas, su poca fe obra en ellos invadidos por el temor entiende el único que puede ayudar es su Maestro al cual acuden agitados a que les resuelva sus problemas, en su desesperación dice el evangelista; …"Acercáronse y lo despertaron diciendo: Señor, sálvanos, que nos perdemos"…Jesús no está dormido, obro de esta forma para llevar a sus discípulos al pánico y al temor de perder la vida, si su Maestro en la tempestad hubiera estado despierto no habrían padecido el miedo ni hubiera sido alarmante, en sus adentros dirían "el Señor resolverá" pero no abrían orado como lo hizo Pedro, pues sus palabras;…"Señor sálvanos que nos perdemos"…Es la oración más sublime de clamor y socorro ante las situaciones difíciles de la vida, que muchos, sino igual la han expresado al Señor y del peligro han salido airosos, por otra parte los discípulos dirían del Señor con un milagro libra y somete a la tempestad, pero no ocurrió así, su fe era poca no entendieron que estando con Jesús a su lado se hallan a salvo, pero fueron a Él reconociendo su misericordia, a suplicar con clamor y clemencia.

Recapacitemos, cuando por nuestra conducta de pecadores, nos alejamos del Señor sino reaccionamos en volver a su redil, hacemos más rápido el alejamiento hasta que el corazón se oscurece siendo presa a toda tentación, que por nuestras propias fuerzas queremos salir, más nos hundimos, el Señor espera nuestra reacción como fue en Pedro, es cuando valoramos nuestra miseria de haber perdido la gracia de Jesús es cuando con dolor y pena entendemos, sin fe en Cristo nada es el mundo; es cuando evaluamos el antes y el ahora; antes el alma tranquila elevada al Señor vence los obstáculos de la vida; en el ahora, el pecado es dolor, pena, tristeza y todos los males, por eso es recapacitar; el demonio tienta para perder, hace prevalecer su propósito de no elevar el alma sobre sí misma como fue en Pedro al llamar a Jesús solicitando su divina mano nos saque a flote del mar de amarguras, Él, con gozo nos pondrá sobre sus hombros, recuperando la oveja que estaba perdida.
…"Él les dijo: ¿Por qué tenéis miedo, desconfiados? Entonces se levantó e increpó a los vientos y al mar, y se hizo una calma"…Recibieron su mirada fuerte y profunda al increparlos, Dios ha hablado a los seres humanos de poca fe; al desconfiado de su misericordia; al incrédulo, al intranquilo, turbado e irresoluto, al vacilante y titubeante, al cicatero y perverso Jesús reclama la falta de fe; si la humanidad escuchará este reclamo de la fe perdida, este siglo angustiado se daría golpes de pecho, como cuando hay terremotos, la gente se hinca clama a Dios perdón y clemencia, llora, se arrepiente, solo lo hace cuando sucede el cataclismo, pasado este se vuelve a lo mismo con más furor a su miseria humana, habrá almas que ante las desavenencias de la naturaleza ven la mano del Señor como prueba de las consecuencias y se disponen superar las crisis de su vida.

No hay que tener miedo a las encrucijadas de la vida, a lo que hay que tener miedo es a la falta de fe y confianza en Jesús, después vendrá la tranquilidad.

Y entender que quien es grande hace cosas grandes, pues si Jesús quiso exaltar la tempestad y esta sacudió la barca hasta el punto de hundirse, no se hundió; por ello, al levantarse Jesús increpa a los vientos y al mar en el acto todo fue como si nunca hubiera pasado nada, la naturaleza obedece a su Creador, aprendamos que en la vida todo cataclismo viene de la mano del Señor, y quien deposita su fe y confianza en Él, suya es la victoria.
…"Y los hombres se maravillaron y decían: ¿Quién es Éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?"…Entendamos, esa pequeña barca representa a Nuestra Santa Madre Iglesia, las olas y el viento las tribulaciones que al mundo ha causado a la humanidad tentada e instigada por el demonio que como espíritu del mal se emplea a fondo por hundir no solo a la Iglesia, sino a las naciones, a las sociedades, a las familias, a las almas, hunde una por aquí otra por halla y evalúa el poder que cree va adquiriendo.

Decimos ¿Dónde está el Señor? Asustados clamamos; ¡Señor sálvanos que perecemos! Él está en todas partes al frente de cada alma, en la Iglesia aguarda vayamos a recibirlo por la Eucaristía, no habla inspira el alma que acude a Él, porque sin fe en Cristo nada es el mundo.
hefelira@yahoo.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores

Otras Noticias