Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Pagan bebés efecto tóxico

El consumo de drogas como anfetaminas o seudoefedrina durante las primeras 12 semanas de gestación, la adicción al tabaco o al alcohol
sábado, 25 de mayo de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(Agencia Reforma) El consumo de drogas como anfetaminas o seudoefedrina durante las primeras 12 semanas de gestación, la adicción al tabaco o al alcohol y la exposición constante a insecticidas o herbicidas se asocian con la gastrosquisis, es decir, cuando intestinos, estómago y vejiga se desarrollan fuera del abdomen del bebé.


Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) clasifican la gastrosquisis como un padecimiento relativamente frecuente en el País.
En 2017, registraron 151 casos en sus hospitales siendo Jalisco, Baja California, Sinaloa, la Ciudad de México, Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz, donde se reportó la mayor incidencia.


Datos del IMSS indican que por cada tres mil nacimientos nace un bebé con esta malformación.
Juan Buenaventura Xequé Alamilla, jefe de Pediatría de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS en Mérida, explica que en las primeras 12 semanas de embarazo ocurre la formación de tejidos.


"Al formarse el embrión, todos los agentes externos como medicamentos o sustancias tóxicas que la madre consuma, van a afectar la formación de tejidos.


"Al afectar específicamente a ese nivel de la pared abdominal, se forma un efecto. Es el efecto tóxico de las drogas por eso está relacionado con el consumo de mariguana, cocaína, que tienen efectos tóxicos sobre el tejido", detalla.
La gastrosquisis se puede detectar entre la semana 12 y 15 del embarazo, ya que en este momento el intestino ya se encuentra dentro de la futura cavidad abdominal, antes es difícil diagnosticarlo.


Cuando una madre tiene este diagnóstico y se sabe que el bebé nacerá con los órganos de fuera, el experto informa que los médicos se preparan para recibirlo casi siempre en un parto prematuro que se adelanta uno o dos meses.


Inmediatamente después del nacimiento, el pequeño pasa a cirugía para introducirle cada uno de los órganos expuestos.
"Nace el bebé, se anestesia, en seguida hay que introducir los órganos de acuerdo a como deben estar anatómicamente.

Se acomoda el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, la vejiga, el bazo, en forma ordenada. En seguida, se tienen que juntar los músculos del abdomen porque es como si fuera una caja que no tiene tapa, entonces, hay que ajustar los bordes.

Tenemos que juntar músculos y, por último la piel para dejarlo como una herida de cualquier cirugía. Sólo debe haber una línea donde existe la unión de todos estos tejidos", afirma.
Por ser prematuros, se trata de bebés que nacen con bajo peso, de entre uno y dos kilos.


Aunado al escaso peso, tras la cirugía para introducirle los órganos, el pequeño debe permanecer hasta dos meses en terapia intensiva.
"Es un bebé en condiciones críticas que requiere alimentación por la vena, necesita medicamentos, antibióticos.

Aparte de los riesgos que tiene en el tubo digestivo, también tiene riesgos de infecciones, entonces el riesgo de muerte es alto", señala.
Cuando la madre tiene un diagnóstico oportuno y el nacimiento del bebé se programa dentro de un sistema de salud equipado con las condiciones médicas, la posibilidad de sobrevida es de 95 por ciento.


"Desgraciadamente, de los que no tienen acceso a servicios de salud, fallece el 50 por ciento", añade.
En su desarrollo futuro, los bebés que superan la gastrosquisis pueden tener riesgos de obstrucción intestinal porque hay cicatrices internas y puede haber adherencia de un intestino con otro.

Incidencia
Sólo en hospitales del IMSS se registraron 151 casos de gastrosquisis en 2017.



-Entidades con más casos:
Jalisco: 24
Baja California:17
Ciudad de México:16
Sinaloa:14
Nuevo León:7
Veracruz: 7
Tamaulipas:7
Chihuahua: 6

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion