0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Se siente Brad Pitt viejo en Hollywood

Con canas y arrugas que presume orgulloso y sin pudor, Brad Pitt asegura sentirse como un viejo en un Hollywood, su Hollywood, cuyas tendencias ya no entiende muy bien.
lunes, 29 de julio de 2019
Por: Mario Abner Colina
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia / Reforma
Los Ángeles, Estados Unidos (29 julio 2019).-

Con canas y arrugas que presume orgulloso y sin pudor, Brad Pitt asegura sentirse como un viejo en un Hollywood, su Hollywood, cuyas tendencias ya no entiende muy bien.

"Cuando empecé en esto, adoraba a (actores como) Mickey Rourke y Sean Penn.

Los amaba porque había dureza en sus personajes, pero a la vez mostraban vulnerabilidad. A mí me enseñaron que un hombre debía ser así.

"Lo que veo ahora es una re calibración en Hollywood, veo una nueva masculinidad.

Hombres que llevan consigo sus fallas y son muy abiertos al respecto con sus sentimientos, en vez de los tipos duros y machos de antes. Esa es mi visión de esto, mi propio viaje, de tipo viejo", dice el de Oklahoma, de 55 años.

Considerado una de las más grandes estrellas de la actuación, Pitt recibió de Quentin Tarantino la oportunidad de viajar a ese adorado pasado a interpretar, precisamente, a un hombre fiero y duro.

En Había una Vez... en Hollywood, el ganador del Óscar encarna a Cliff Booth, el doble de riesgo de un histrión de segunda línea (Leonardo DiCaprio) en Los Ángeles de finales de los 60.

La ambientación, pero también la investigación, le hizo repensar una época que, considera, es el pináculo de la creación cinematográfica.

"Hubo películas tremendas en los 60: Bonny y Clyde, Dennis Hopper y Easy Rider, El Graduado.

Luego llegaron los 70 y Scorsese, Coppola. ¡Gene Hackman en The French Connection! Todo eso era rompedor, hecho con tripas", rememora, emocionado, en un encuentro con Gente.

Ex pareja de Angelina Jolie y Jennifer Aniston, también echa en falta de la industria actual la relación que los actores tenían con sus dobles de acción, tema fundamental en el noveno filme de Tarantino.

"En ese tiempo los actores y sus dobles eran muy cercanos, pasaban todas sus carreras juntos.

Ya no es lo mismo. Ahora nosotros tenemos que apoyarnos más en los coordinadores de escenas de riesgo, quienes llegan con ideas y tienen sus propios equipos de dobles".

Pitt asegura estar curioso y a la expectativa de hacia dónde lleva la revolución del streaming y sus contenidos, pero lamenta que las nuevas generaciones crean que el cine se invento hace poco.

"¡He hablado con veinteañeros que jamás han visto El Padrino o Atrapado Sin Salida!", externa, preocupado, el astro de Se7en y Bastardos sin Gloria.

A pesar de haber trabajado bajo las órdenes de cineastas como David Fincher, Quentin Tarantino, Alejandro G. Iñárritu, Steve McQueen y Terrence Malick, dice que no le interesa dar el salto a la dirección.

"Hay tantos buenos directores allá afuera, apasionados, que lo hacen bien.

No creo que sea lo mío. Hacer una película como director es un trabajo de dos años, como mínimo, si todo sale bien. Como actor tienes el lujo de saltar y saltar a otros proyectos", menciona.

La producción, a la que entró a inicios de los 2000 y en la que lleva más de 50 créditos (recientemente las ganadoras del Óscar Si la Colonia Hablara y El Vicepresidente), es una pasión que no dejará, contrasta

"Amo desarrollar historias con la gente que crees que mejor embona con ellas , juntar talento, piezas, apoyar visiones.

¡Además, produciendo no tienes que usar maquillaje!", dice con humor.

Había una Vez.. En Hollywood, de Quentin Tarantino, tuvo el estrenó más exitoso en la carrera del realizador.

Su noveno filme debutó en EU con 40.3 millones de dólares, superando los 38 millones de billetes verdes que logró en 2009 con Bastardos sin Gloria.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion