0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Valió la pena el riesgo.-Hilary Swank

El filme, que le valió un Óscar a la actriz, cumple en octubre 20 años de haberse estrenado. Foto: especial
Lágrimas de impotencia, frustración y desesperanza son las que sacó Hilary Swank cuando protagonizó Los Muchachos No Lloran, una muestra de su compromiso con la comunidad LGBT+.
viernes, 2 de agosto de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
"No hay nada más apasionante que el cine, y poder involucrarme en historias que me hagan temblar. Adoro las historias que me estremecen como persona. Son en las que me gusta actuar y producir".
Hilary Swank, actriz y productora
Agencia / Reforma
Toronto, Canadá (02 agosto 2019).- Lágrimas de impotencia, frustración y desesperanza son las que sacó Hilary Swank cuando protagonizó Los Muchachos No Lloran, una muestra de su compromiso con la comunidad LGBT+.

Este 10 de octubre se cumplen 20 años de que el filme, dirigido por Kimberly Peirce, se estrenó en EU, un proyecto que dejó en claro que Swank se convertiría en una de las mejores actrices de su generación.

"Es una película esencial en mi vida como actriz y como persona.

Hasta hoy, la historia sigue siendo perturbadora, y en su momento generó muchos conflictos por la temática, muy escabrosa para su momento.

"Me hizo sentirme vulnerable.

Lloré mucho y entendí que mi compromiso con la comunidad LGBT+ tenía que ser por siempre. Es horroroso pensar que todavía hay asesinatos, acoso y discriminación por una preferencia sexual", reflexiona Swank en entrevista.

Gracias a su actuación, la cual aún considera un paso arriesgado en su carrera, la también productora de 44 años gozó del cariño de la crítica y varios premios importantes, como su primer Óscar y Globo de Oro.

La originaria de Nebraska y esposa del empresario Philip Schneider, personificó a Brandon Teena, una mujer transgénero que adopta una vida de hombre e intenta establecer una relación sentimental con Lana Tisdel (Chloë Sevigny), lo que a la larga termina en tragedia.

"Todavía me estremece pensar en los recuerdos de la película.

Cuando hice la audición, me corté el cabello y adopté una personalidad masculina. Convencí a Kimberly de que podía hacerlo, pero no fue fácil.

"La película originalmente se llamaba Take It Like a Man y cuando hicimos el rodaje, sudé muchísimo, sentía nervios y expectativa.

Sí fue un parteaguas en todos los sentidos y ojalá que cada día avancemos en el reconocimiento de los derechos de todo ser humano, sin importar su sexualidad".

También ganadora del Óscar por Golpes del Destino, Hilary celebra que Los Muchachos No Lloran haya abierto conversación sobre la comunidad transgénero en una época llena de tabúes y estigmas.

Originalmente, Diane Keaton deseaba dirigir la historia con Drew Barrymore como protagonista, pero abandonaron el proyecto por falta de presupuesto.

Reese Witherspoon y Sarah Polley pudieron dar vida a Brandon, pero rechazaron el rol porque les pareció un tema muy arriesgado.

Hilary, quien ganó 3 mil dólares por el papel, fue quien terminó en la cinta.

"Fue un gran logro para Kimberly, una mujer que nos enseñó que con visión y pasión puedes lograr mucho.

Ella y la productora Christine Vachon fueron insuperables y admirables, se esforzaron al máximo".

Swank promueve actualmente su película What They Had, con Michael Shannon y Taissa Farmiga, donde Blythe Danner interpreta a una mujer con Alzheimer que poco a poco se desconecta de su familia.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion