Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Te van a operar? ¡Infórmate!

Tener que entrar al quirófano a practicarse una cirugía puede generar angustia o nerviosismo y no es para menos.
jueves, 22 de agosto de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

Tener que entrar al quirófano a practicarse una cirugía puede generar angustia o nerviosismo y no es para menos.

Ante la incertidumbre de los resultados o la falta de conocimiento del procedimiento que se realizará, muchas veces es inevitable sentir miedo; sin embargo, mientras más informado estés, más preparado te sentirás.

Lucas Octavio Tijerina Gómez, profesor clínico de cirugía general de TecSalud y cirujano general del Hospital Zambrano Hellion, explica que una técnica quirúrgica es la manera en la que se aborda a un paciente para llevarlo a una cirugía dependiendo de la especialidad y del procedimiento.

"Cada procedimiento tiene diferentes técnicas; por ejemplo, una cirugía abdominal pueden tener técnicas como la convencional abierta o la de invasión mínima con laparoscopía".

Las técnicas quirúrgicas más utilizadas son la convencional o abierta, laparoscópica o de invasión mínima y la técnica asistida o cirugía robótica.

"Casi todos los procedimientos se empiezan a hacer por invasión mínima; sin embargo, al momento de estar operando si el cirujano decide que no puede proceder con la invasión mínima porque le falta visualización o tacto se tiene que convertir a cirugía abierta", comenta Tijerina Gómez.

"Mientras que con la técnica asistida con cirugía robótica tenemos la capacidad de mejor visualización 3D, manejamos los instrumentos y el robot nos quita el temblor, podemos ver puntos muy finos y tiene el beneficio de una recuperación más rápida".

El instrumento hace la cirugía

No hay mejor amigo para un cirujano que su instrumento quirúrgico, ya sea un bisturí, nitrógeno líquido o un láser. Cada vez las innovaciones en equipo e instrumental crean más opciones para la atención y cura de enfermedades.

- Cirugía endovascular: Esta técnica está enfocada en las arterias y las venas, al realizarse por dentro de ellas y es auxiliada por imagenología (rayos X y ultrasonido).

Se introducen catéteres y se logran destapar las arterias para recuperar la circulación.

- Cirugía láser: El láser se utiliza para cortar a través del tejido y quemar o destruir tumores en cáncer de cuello uterino, pene, vagina, vulva, pulmón y piel; además, se emplea como sellador de coágulos y evitar hemorragias.

- Criocirugía: Utiliza nitrógeno líquido o dióxido de carbono para congelar y destruir las células anormales. Esta técnica se emplea para tratar enfermedades precancerosas como las que afectan la piel, el cuello uterino y el pene; también cáncer en el hígado y próstata.

- Radiocirugía: Requiere de un aparato de radiación oncológica que irradia dosis elevadas y específicas de radiación en un área afectada por un tumor.

- Electrocutaría: Es una corriente eléctrica de alta frecuencia cuidadosamente manipulada, la cual se utiliza como auxiliar en procedimientos quirúrgicos convencionales y en modalidades de mínima invasión.

- Ablación por radiofrecuencia: A través de una aguja se envían ondas radiales de alta energía para destruir las células cancerosas.

Se puede usar para tratar tumores en el hígado, pulmones, riñones y otros órganos. De igual forma es utilizada en procedimientos quirúrgicos que requieren gran precisión, como las cirugías neurológicas y de columna.

- Cirugía toracóspica: Es el equivalente a la laparoscopía, pero en tórax. Este procedimiento se realiza a través de puertos de 5 o 10 milímetros, por los que se introduce el instrumental milimétrico para realizar cirugía en pulmones, bronquios, hacer una biopsia o para quitar una tumoración.

Mediante este procedimiento se pueden extraer muestras de tejido de cualquier área que cause inquietud en el revestimiento de la pared torácica; se puede extraer líquido y se pueden extirpar los tumores pequeños en la superficie del pulmón.

Tipos de técnicas

Lucas Octavio Tijerina Gómez, profesor clínico de cirugía general de TecSalud y cirujano general del Hospital Zambrano Hellion, señala que es importante reconocer las necesidades quirúrgicas del paciente y el procedimiento para poder elegir la mejor técnica.

- Técnica convencional o abierta: Se realiza con bisturí. Se abre la zona parcialmente y esto conlleva a una mejor exposición, se tiene más tacto y se puede utilizar en todas las cirugías.

Sin embargo, la recuperación para el paciente es más tardada, es más incapacitante y hay más riesgo de infección de herida.

- Laparoscópica o de invasión mínima: Se hacen orificios pequeños por el abdomen y se mete una cámara para visualizar el interior del abdomen.

Por otros orificios se meten instrumentos delgados y pequeños, la cámara transmite un video a una pantalla y de esa manera se puede ver y hacer el proceso quirúrgico.

Tiene los beneficios de que la recuperación es rápida, el paciente no es agredido como con toda la herida abierta y hay menos tendencia a la infección; se tiene una mejor visualización ya sea en HD o 3D.

Aunque por este método se tiene menos tacto en comparación de una cirugía abierta o convencional.

- Técnica asistida con cirugía robótica: Permite a los médicos mayor precisión, control y visualización.

Desde el año 2000, Estados Unidos y países de Europa utilizan esta técnica; en Nuevo León se empezó a emplear en el 2012.

Su procedimiento es similar a la laparoscópica porque se realiza a través de pequeñas incisiones.

El cirujano está a lado con una consola con un panel de control y usa los brazos robóticos precisos para controlar el endoscopio y las herramientas quirúrgicas necesarias.

Entre sus ventajas se encuentra la reducción de la pérdida de sangre durante la cirugía y el dolor postoperatorio.

Este procedimiento se puede utilizar para tratar cánceres de colon, próstata y útero.

Innovaciones

Mario Alberto Cavazos Ortega, jefe del quirófano del Doctors Hospital, explica que para que un procedimiento sea avalado a nivel mundial tiene que ser reproducible, es decir que se den resultados similares en las manos de diferentes cirujanos y en diversos centros.

Entre las nuevas técnicas quirúrgicas que se emplean destaca la cirugía de crioablación ecoguiada, que consiste en que a través de la punta de una aguja se congelan tumoraciones de hígado, riñón o mama, y se destruyen.

Está técnica israelí ha empezado a utilizarse en algunos lugares de Europa y Estados Unidos.

De acuerdo con Lucas Octavio Tijerina Gómez, profesor clínico de cirugía general de TecSalud y cirujano general del Hospital Zambrano Hellion, también se han desarrollado cirugías para esófago, colon y recto, para poder llegar a sitios inalcanzables para la cirugía convencional o de invasión mínima.

"Los médicos se están esforzando para descubrir nuevas formas para extraer o destruir las células cancerosas. Algunos de estos métodos hacen borrosa la línea que normalmente usamos para diferenciar entre cirugía y otras formas de tratamiento.

"Los investigadores están probando muchas técnicas nuevas, como el uso de la ecografía enfocada de alta intensidad, microondas e incluso imanes potentes para intentar eliminar el tejido no deseado.

Estas técnicas son prometedoras, aunque continúan siendo experimentales en gran parte", agrega.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion