0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Héctor Pulido añora al Azul contundente

El histórico ex técnico de la Máquina recuerda la final ante Chivas de la temporada 1986-87
sábado, 23 de abril de 2011
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Cruz Azul y Guadalajara sólo se han visto las caras en una ocasión en la final. Esta fue en la temporada 1986-87, cuando el Guadalajara llegó como primer lugar general y La Máquina como segunda, una Máquina que confió en un histórico para que la dirigiera: Héctor Pulido.

El mismo Pulido, que nació cementero y se fue del futbol como tal, evoca que esos dos juegos ante las Chivas Rayadas, "son el recuerdo más grabado que tengo como técnico".

Esa final en lo particular, "Cruz Azul la perdió porque llegó en una pierna. Si hubiéramos estado completos, hubiéramos sido campeones".

Hoy, visor de las fuerzas básicas cementeras, añora ese equipo que ofreció un futbol elegante, sobrio y contundente, "como debe jugar el Cruz Azul.

Ese es su estilo y ese torneo fue magnífico, sólo que no lo pudimos culminar".

Pulido afirma que su equipo, que tenía a gente como Pablo Larios, Edgardo Fuentes, Marcelino Bernal y Agustín Manzo en la cancha, "hizo todo para ser campeón".

Hasta que llegó aquella final: "En la ida ganamos 2-1 en el Azteca [goles de Nacho Flores y Juanito Morales] y en la vuelta, en el Jalisco, estábamos mermados, con lesionados y suspendidos.

Si llegamos completos, sanos, lo aseguro, ganamos". En ese juego, Chivas goleó por 3-0. "Pero nada me quita el gran torneo y la gran Liguilla que hicimos".

Una Liguilla muy dramática. En cuartos de final, "le ganamos a Tecos en penaltis", recuerda Pulido. "Ese día [Pablo] Larios le detuvo un penalti al Oso Salazar [delanteros de Tecos].

Hizo un gran torneo, pero en las finales llegó lesionado, de una rodilla creo. Aun así nos salvó de muchas". Como en el juego semifinal ante Morelia.

"Goleamos en la vuelta, pero en el global un gol de ellos nos dejaba fuera. Pablo hizo grandes paradas".

Y llegó la final, la ida se ganó en el Azteca y la vuelta en el estadio Jalisco definió todo. "Llegamos muy mermados. Muchos jugadores lesionados, algunos suspendidos como el goleador del equipo: Agustín Manzo.

No es excusa, simplemente llegamos en una pierna y no nos alcanzó. Ojalá se hubiera dado la serie con cuadro completo, otra cosa hubiera sucedido".

Gracias a juegos como ese, la rivalidad entre los grandes se acrecenta. "Cruz Azul siempre se le paró sin miedo a los históricos. Desde que subimos a la Primera División no nos amedrentamos con los populares como Chivas o América.

Les ganamos en muchas ocasiones, algunas vez goleamos a Chivas 7-1; pero muy rápido nos hicimos de respeto".

Un respeto que prevalece, aunque ahora los títulos azules no llegan.

-¿Qué le pasa a este Cruz Azul?

-La afición se acostumbró a los triunfos; esa afición, pasó la tradición a los nuevos y por eso exigen que lleguen los títulos.

La palestra del pasado es muy alta y la generación actual tiene esa presión. Para mí es eso, los acostumbramos a lo bueno y por eso no valoran los buenos torneos que se han hecho al llegar a las finales, que aunque se pierden, hay que valorarlas, finalizó quien también fuera capitán celeste.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion