Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La vida ocupada no te impide comer bien

La rutina, las prisas, la alta carga laboral, la comodidad que da la tecnología son factores que unidos son la receta para una mala alimentación.
miércoles, 23 de octubre de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

La rutina, las prisas, la alta carga laboral, la comodidad que da la tecnología son factores que unidos son la receta para una mala alimentación.

Un estudio publicado en Preventive Medicine Reports en el 2018 encontró una relación entre el índice de masa corporal y las horas de trabajo.

Las personas que trabajan de 9 a 11 horas tienen más predisposición a padecer obesidad.

Andrea Fraga, nutrióloga, ofrece recomendaciones para procurar un estilo de vida más sano.

1.- Comida a domiclio: de vez en cuando

"La industria ha hecho que queramos comer cada vez más. Los alimentos son ultraprocesados, ultra industrializados, y también nos han facilitado muchísimo la vida sin tener que ir por nuestro supermercado o preparar nuestros alimentos," señala Fraga.

Rappi, Uber Eats, Sin Delantal son algunos de los servicios que se han popularizado y facilitado el servicio a domicilio. Pero sugirió utilizarlos de manera esporádica.

"Pero traten de que sea extraordinario. Que un 85 o 90 por ciento de su alimentación sean alimentos naturales, ricos en vitaminas y minerales", comentó.

2.- Preparación

La clave, expresó, está en la preparación previa de los alimentos. Dejar las comidas listas en el congelador el fin de semana, los alimentos para recalentar o poner al vapor es una opción eficiente.

Por ejemplo, una alternativa para el desayuno por ejemplo es dejar frutas picadas y listas para hacer un smoothie o licuado.

3.- Leer etiquetas nutrimentales

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) del 2016, afirman que solo el 30.8 por ciento de la población lee el etiquetado y lo toma en cuenta para comprar un producto, mientras que el 30.1 nunca lo considera.

Fraga recalca la importancia de aprender a interpretar las etiquetas que incluyen los productos que son: guías diarias de alimentación, sello nutrimental, tabla nutricional, lista de ingredientes y leyendas.

"Por ley se ordenan los ingredientes por peso en tablas nutricionales, lo que quiere decir que en productos el primer ingrediente es lo que más contiene".

Las etiquetas nutrimentales indican 'tamaño de la porción' que puede ser que las cifras en la tabla correspondan al total del producto o si esos valores deban ser divididos dependiendo de la ingesta.

4.- Qué evitar

La especialista llamó a evitar ingredientes como grasas saturadas, jarabe de maíz alto en fructosa, glutamato monosódico, aceites vegetales hidrogenados y grasas trans.

Al leer las tablas nutrimentales hay que evitar alimentos cuyos valores sobrepasen ciertas cantidades.

"Hay que tratar de que los productos dentro de los primeros 4 ingredientes no haya grasa ni azúcar", comenta.

Otras banderas de alerta incluyen: consumir lo que tenga por porción menos de 20 miligramos de colesterol, que las grasas totales no sobrepasen los 14 gramos ni los 200 miligramos de sodio o 100 miligramos en caso de padecer hipertensión.

5.- Qué comer

Por sus propiedades o efectos benéficos en el cuerpo, recomendó alimentos a incluir más seguido en la dieta diaria.

- El matcha puede ser un sustituto energético en lugar de abusar de la cafeína. Para estimular la digestión además de las naranjas, la papaya, el jengibre o tomar kombucha son buenas opciones.

- Para combatir la fatiga una ensalada con espinacas o un cereal con frutos rojos pueden brindar un aporte de antioxidantes.

- Para desinflamar el cuerpo, una bebida caliente como té de manzanilla o con un toque de cúrcuma son buenas.

- Las vitaminas del complejo B, que se encuentran en el huevo o leguminosas como garbanzo, frijol, lentejas y carne tienen, grandes aportes energéticos.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias