0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Avanza nanomedicina hacia el corazón

El avance en la medicina se ha reflejado en los últimos años con nuevos tratamientos para enfermedades crónico degenerativas.
lunes, 16 de marzo de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

El avance en la medicina se ha reflejado en los últimos años con nuevos tratamientos para enfermedades crónico degenerativas. Uno de estos avances importantes ha sido la nanomedicina.
Omar Lozano García, investigador en el Instituto de Cardiología y Medicina Vascular del Hospital Zambrano Hellion, explica que la nanomedicina es el estudio de cómo llevar fármacos utilizando vehículos de transporte nanométricos.
"Son muy pequeños, mil veces más pequeños que el diámetro de un cabello humano y la idea es que estos sistemas puedan transportar el fármaco protegiéndolo de la degradación y poder diseñarlo de tal manera que pueda llegar a un órgano tejido objetivo", afirma.
Gracias a la nanomedicina es posible dar dosis más bajas de medicamento, pero más efectivas a los pacientes, añade Carlos Jerjes Sánchez Díaz, director de Investigación Clínica del Instituto de Cardiología y Medicina Vascular del Hospital Zambrano Hellion.
"La nanomedicina es uno de los avances más importantes que hay en la medicina porque ayuda a que el fármaco llegue directamente a donde se requiere", dice Sánchez Díaz.
"También se utiliza para medios de contraste (elemento que se requiere para ver los vasos sanguíneos), y en diagnósticos para saber efectos positivos o negativos de una quimioterapia en un tratamiento contra el cáncer".
Lozano García comenta que la nanomedicina surge de un problema general con los fármacos y las dosis que se deben utilizar.
"De lo que sea que nos tomemos o nos inyectamos sólo un porcentaje pequeño puede llegar hacia el tejido objetivo y la mayoría del medicamento se distribuye en el resto del cuerpo donde no es necesario, entonces para poder tener un efecto relativamente grande se empezaron a hacer estudios y avances para poderlo dirigir de una mejor manera", explica el experto.
"La nanomedicina se aplica cuando tenemos alguna enfermedad.

Por ejemplo, uno de los primeros nanomedicamentos fue para el cáncer, se llama Doxil, doxorrubicina encapsulada en liposoma. La Doxorrubicina, potencial agente anticancerígeno, es cardiotóxico en dosis altas y el paciente comienza a tener problemas de corazón y no se le puede dar tanto tratamiento, una vez que se logra capsular ya es posible dar dosis más altas sin poner en riesgo al paciente".
Los avances en la nanomedicina comenzaron en el área de oncología en tratamientos de cáncer y actualmente se investiga su uso para la insuficiencia cardiaca y la hipertensión arterial pulmonar.
"Uno de los retos con la nanomedicina es poder ver que estos conceptos funcionan para la enfermedad específica, porque una es que funcione para un problema de cáncer y otra para el corazón", aclara Lozano García.
"Hace 3 años se desarrolló insuficiencia cardiaca en el corazón de un modelo animal, estaba enfermo, tenía un daño, entonces se le enviaron nanopartículas con una sonda fluorescente que emite color, lo que se encontró entre ratones sanos inyectados con esta nanopartícula respecto a ratones con insuficiencia cardiaca es que la nanopartícula en el ratón enfermo podían llegar 14 veces más de manera pasiva sin ningún direccionamiento.
"Esto, por ejemplo, fue una prueba de concepto para decir que es válida la estrategia en nanomedicina en la insuficiencia cardiaca", agrega el especialista.
Otro ejemplo es la búsqueda entre los diferentes factores moleculares para tratar la modulación genética de ciertas proteínas de la mitocondria, como el Uniportador de Calcio Mitocondrial MCU (por sus siglas en inglés).
"Desarrollos en el laboratorio han probado que el poder silenciar este canal conlleva que las células puedan sobrevivir mejor, esto eventualmente lo podemos pensar ya en un humano, que el corazón pueda aguantar mejor los efectos de la insuficiencia cardiaca".
Hay ejemplos de nanomedicina, señala el investigador, que han mostrado que al transportar una sonda de diagnóstico, en vez de un fármaco, se puede tener una mejor detección del daño.
El campo en la nanomedicina tomó mucha fuerza entre 2008 y 2010; en los últimos 10 años su avance principal se ha dado en dos rubros.
"Nosotros como grupo de investigación hemos insistido en la parte de enfermedades cardiovasculares y el diseño de sistemas de transporte.

Estas nanopartículas han permitido estrategias de alta especificidad para llegar a diferentes órganos a lo que hace 10 años todavía era un sueño tener esos niveles de capacidad", recalca Lozano García.
"Existen ya muchos nanomedicamentos que están en fases clínicas avanzadas, poco a poco se están utilizando más, este desarrollo de nanomedicamentos va avanzando para que puedan llegar al mercado y efectivamente se necesitan menos dosis para tener un mejor tratamiento".
En insuficiencia cardiaca
De acuerdo con Omar Lozano García, investigador en el Instituto de Cardiología y Medicina Vascular del Hospital Zambrano Hellion, la nanomedicina para el tratamiento de insuficiencia cardiaca ha tenido aplicaciones antiinflamatorias y para la regulación energética a nivel celular.
"Dentro de esta enfermedad un aspecto es alta inflamación en el corazón, y parte de los estudios que estamos haciendo es justamente tratar de llevar medicamentos antiinflamatorios.

Una segunda vía es una desregulación de calcio por parte de la mitocondria, un organelo (celular) esencial para la regulación energética en el corazón".
Entre las terapias de insuficiencia cardiaca donde se usa la nanomedicina está la génica, es el silenciamiento de la proteína MCU o la entrega de antioxidantes que reducen el estrés oxidativo y, por lo tanto, mantiene la sobrevida de las células en caso de una baja repentina de oxígeno (por ejemplo una oclusión en el torrente sanguíneo) por medio de una protección a la mitocondria.
"Se ha encontrado que en pacientes con insuficiencia cardiaca esta proteína MCU está sobre expresada, entonces tratamos de a nivel celular reducir la expresión y comprobar si efectivamente la célula puede tener una mejor sobrevivencia, lo cual lo hemos demostrado", asegura el experto.
Algunas de estas aplicaciones ya terminaron la fase preclínica en modelos animales y se espera que en un año se comiencen las fases clínicas.
Con la nanomedicina se ha logrado un gran avance en los tratamientos contra el cáncer, al hacer que la medicina llegue directamente al objetivo protegiéndola de la degradación.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion