0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La musa de Iron Man

La pareja festeja en agosto 15 años de matrimonio. Foto: archivo.
El 2005 fue transformativo para Robert Downey Jr., pues no sólo significó su renacer en la industria gracias a su ovacionado rol en Entre Besos y Tiros (Kiss Kiss Bang Bang), sino que también fue su segundo año completamente rehabilitado.
domingo, 28 de junio de 2020
Por: Rodolfo G. Zubieta
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

Cd. de México (28 junio 2020).- El 2005 fue transformativo para Robert Downey Jr., pues no sólo significó su renacer en la industria gracias a su ovacionado rol en Entre Besos y Tiros (Kiss Kiss Bang Bang), sino que también fue su segundo año completamente rehabilitado de su adicción a las drogas y el alcohol.

Sin embargo, la verdadera razón por la que el histrión resurgió de sus cenizas en Hollywood fue su boda en agosto de ese año con la productora Susan Levin, a quien conoció en el set del filme de terror psicológico Espíritus Ocultos (Gothika), en 2003.

Ese encuentro fortuito los convertiría a la postre en una de las parejas más poderosas de la Meca del Cine, compartiendo sociedad en su propia empresa de medios, Team Downey, y la paternidad de dos pequeños, Exton Elias, de 8 años, y Avi Roel, de 5.

"Trabajar al lado de Robert siempre ha sido un gran deleite, me entretiene mucho. Es una persona muy profesional, pero también muy, muy divertida", reconoce Susan en entrevista exclusiva.

"Creo que le encanta y disfruta mucho la labor de productor porque no tiene la presión de una hoja de llamado, como le pasa cuando actúa. Le gusta ser como un entrenador, donde sólo debe decir qué le gusta del trabajo de los demás, qué deberían hacer o cambiar, y retroalimentar".

Desde que crearon Team Downey hace una década, la pareja se ha enfocado en producir e impulsar proyectos que se sientan incluyentes, diversos y den voz a las minorías, además de que, si es posible, sirvan como una ventana de lucimiento para Robert.

El Juez (2014) y Dolittle (2020) son algunos de los que han supervisado (ambos protagonizados por el actor), mientras que en la pantalla chica lideraron la serie Perry Mason, recién estrenada en HBO, y desarrollan actualmente Sweet Tooth, un nuevo show para Netflix.

"Cuando empezamos un proyecto, Robert y yo siempre arrancamos con los personajes. A los dos nos gustan las series y películas que entretienen. Nos gustan los filmes pequeños, más oscuros, pero lo que realmente queremos es divertir a la gente, que la audiencia se sienta atrapada.

"Nuestra tarea es narrar historias que se sientan honestas. Quizás sientes que ya las viste antes, pero tienen elementos que resonarán en ti después de que las veas.

No nos enfocamos en la diversidad porque 'sea lo correcto', sino porque así es el mundo, y debemos ser auténticos".

Susan ha colaborado en otras ocasiones con su marido, pues de sus casi 30 créditos como productora, la mayoría han involucrado a Robert al frente de las cámaras, como las dos cintas de Sherlock Holmes, Todo un Parto (2010), Iron Man 2 (2010) y Entre Besos y Tiros.

"Otra cosa genial de Robert es que el tipo ha estado en más de 80 películas y lleva varias décadas en esta industria, así que afortunadamente, cuando se trata de entretener a los demás, él sabe muy bien lo que hace y de lo que habla.

Creo que eso es algo muy valioso en él".

La oriunda de Schaumburg, Illinois, es una de las empresarias más activas de la industria, al producir filmes como La Invasión (2007), RocknRolla (2008) y La Huérfana (2009), y tiene en puerta al menos cinco películas más, como la tercera parte de la saga Sherlock Holmes.Hora de publicación:

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion