0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
De ordeñar vacas a lanzar strikes en la MLB

Castellanos está listo para seguir su sueño en las Mayores.
Lo que parecía una temporada perdida, resultó el mejor año en lo que lleva como beisbolista.

Humberto Castellanos debutó el martes como jugador de las Grandes Ligas y se convirtió en el mexicano 131 en participar en la MLB.


jueves, 6 de agosto de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Marco Arellano
Agencia/Reforma
México, Guadalajara

Lo que parecía una temporada perdida, resultó el mejor año en lo que lleva como beisbolista.

Humberto Castellanos debutó el martes como jugador de las Grandes Ligas y se convirtió en el mexicano 131 en participar en la MLB.

El jalisciense le apuntaba a que fuera un gran año en las sucursales de los Astros Houston y apostar por el debut en las Mayores en 2021, pero todo se vino abajo por la cancelación de las Ligas Menores a causa del Covid-19.

"Me pegó mucho, dije será un año perdido, otro año más de espera, tanto anhelo, tanto trabajo para que no hubiera temporada y si te daban ganas de tirar la toalla por todo este
año", comentó Castellanos a CANCHA desde Arizona.

"Con ayuda de mis papás, motivación de ellos pues trabaje y trabaje, y mire, gracias a Dios se nos dio.

Tenía la mentalidad de que sería muy buen año, no me esperaba debutar en Grandes Ligas este año y ve, qué grandioso son las cosas".

Al quedarse sin jugar, Humberto regresó a casa, pero con la condición de que estuviera pendiente por si le hablaban.

"Ahí estuve en el trabajo diario, en las vacas, el campo, esos últimos días todavía andaba acarreando leche, pero siempre estuvimos preparados para la llamada", recordó.

El martes 28 de julio le avisaron que tenía que reportar al campamento externo.

Llegó el miércoles 29 con la novedad de que viajaba con el equipo para la serie contra los Angelinos, pero fuera del roster. El 1 de agosto se presentó la lesión de Roberto Osuna y al día siguiente lo activaron en la nómina de los 30.

"Cuando me enteré que iba a viajar con el equipo, le escribí (a Osuna) para que me dijera las cosas que me pudieran ayudar, por ejemplo, (me dijo) que respetara mucho los rangos, los rookies viajan en un camión y los 'caballos' en otros, unos se bañan primero y los demás esperan por respeto.

Él estuvo muy atento desde el primer momento que llegué" compartió el relevista de 22 años.

- Con la pizarra abierta ¿sentías que era tu oportunidad de debutar?

Sabía que si el marcador estaba pegado sería más complicado (debutar), no porque no pudiera hacer el trabajo, sino porque sería el primer ganado del abridor, si el marcador estaba apretado obvio irá con sus mejores cartas.

Cuando se abrió pensé que había la posibilidad de que nos den la confianza de estar y así fue.

Desde la cuarta entrada estaba ansioso por la oportunidad y cuando me dice el coach 'Castellanos, tú tiras la novena', me persigné y vamos para allá.

(Rumbo al montículo) estaba cuidando de no caerme, dije 'no me vaya a trompezar y pal' suelo y vayamos a salir muy bonitos'.

- ¿A qué se debió tu buena salida?

Todo estuvo desde el primer lanzamiento, el primero es el más difícil, solté el primero y (el ampayer) me cantó el strike y dije 'ya, se jodieron los bateadores, van a batear lo que yo quiera y si pueden', en ese momento mi confianza se fue hasta las nubes y gracias a ese primer lanzamiento vino todo lo demás.

- ¿Llegando al vestidor qué hiciste?

Lo primero que hice fue hablar con ellos (padres), pero ya los estaba hasta desvelando, sólo falta que se queden y no van a ordeñar mañana.

- ¿Ya te cayó el 20 de ser grandesligas?

"La verdad que no, todavía me siento el mismo hombre normal.

Cuando uno ve los juegos por televisión dice 'han de ser de otro mundo', pero no sé si ya me vea así la gente, pero hay que mantenerse con los pies en la tierra, no perder el sentido de quién fuiste, mejorar y tratar de ser mejor persona siempre.

Tal vez ya seamos el ejemplo de muchos, sigo siendo la misma persona, pero con este privilegio de decir que estuve en Grandes Ligas".

- Cuando regreses a casa, ¿ya no madrugarás para las tareas del rancho?

Él (papá) nunca me ha obligado a hacer nada, siempre ha salido de mí, no podría estar en el rancho y ver que ellos hacen el trabajo y yo nomás viendo.

Al día siguiente de que llegue me voy a levantar a las 5 de la mañana y llevar la leche a la lechera.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias