Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Depresión? Habla y busca apoyo

Es posible tender una mano de ayuda y prevenir la depresión, incluso en esta época de distanciamiento social.
viernes, 15 de enero de 2021
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

Es posible tender una mano de ayuda y prevenir la depresión, incluso en esta época de distanciamiento social.

Desde antes de la llegada del Covid-19, esta afección ya impactaba a un porcentaje considerable de mexicanos, afirma el psiquiatra Martín Vázquez, ex presidente del Consejo Mexicano de Psiquiatría.

"En estudios hechos (en el País) se estima que padece depresión aproximadamente el 8 por ciento de la población", indica él también es gerente médico de sistema nervioso central de la compañía farmacéutica GSK México.

En el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, es una buena oportunidad para reconocer que este fenómeno es complejo al involucrar factores hereditarios y ambientales, de los cuales el nuevo coronavirus es uno de los recientes estresores.

"El tema de la depresión en situaciones epidemiológicas (como la actual) va a impactar sobre todo a personas que están aisladas, que están vulnerables, en donde los temas de apoyo social están debilitados", expresa Vázquez.

"Entonces, en condiciones de aislamiento es donde se presentan tanto la depresión como la ansiedad y otros fenómenos que hemos visto en incremento, como el consumo de sustancias: tabaco, alcohol, entre otras".

Todo lo anterior subraya la relevancia de dedicar en estos tiempos de confinamiento un espacio al equilibrio emocional, ¿pero cómo detectar la depresión y promover el bienestar mental cuando la orden es quedarse en casa?

SIGNOS DE ALERTA

Los focos rojos de la depresión dependen en gran medida del grupo poblacional, explica el psiquiatra Vázquez.

"Se habla de señales de depresión infantil cuando el niño deja de comer, duerme mal o duerme en exceso. Puede ser que el niño esté inhibido o inquieto.

Puede tener desinterés en las actividades, como las escolares".

Ya en los adolescentes, continúa, se observa un incremento en la irritabilidad y en la tendencia al conflicto, además de que se inicia el abuso de sustancias, como el alcohol o las drogas.

Particularmente en las mujeres es común ver inclinación al llanto.

"En el adulto deprimido se presenta el ausentismo: No va al trabajo, o va pero no produce ni se concentra. No disfruta la vida, no busca las relaciones sociales que antes tenía.

También puede haber inactividad física y cambios en los hábitos de alimentación".

Por último, dice el ex presidente del Consejo Mexicano de Psiquiatría, los adultos mayores con depresión tienden a expresar deseos de morir o de no hacerle falta a nadie, además de presentar fallas de memoria.

"Es importante buscar ayuda porque está demostrado que la depresión puede ser un problema crónico, es decir, una persona puede estar deprimida por años y no recibir tratamientos, y sí tenemos tratamientos efectivos", indica.

¿QUÉ HACER?

El detectar signos de depresión en sí mismo o en un ser querido es motivo suficiente para buscar ayuda profesional. Este apoyo no para con la pandemia: Los expertos están brindando consultas por plataformas digitales, afirma Vázquez.

Pero también hay medidas que tú puedes tomar hoy para prevenir la depresión, agrega. Un buen paso es aprender a manejar el estrés y trabajar en la resiliencia, es decir, la capacidad de adaptarse a las situaciones cambiantes del ambiente.

"Podemos fomentar en casa, por ejemplo, la importancia del ejercicio, de practicar la meditación y el mindfulness para manejar el estrés", indica el psiquiatra.

"Ya en niños de 12 años en adelante podemos usar técnicas cognitivas, que son estrategias a través de las cuales, con el pensamiento, podemos (controlar) cómo enfocamos los problemas e interpretamos la realidad", indica el psiquiatra.

Una última medida importante contra la afectación mental es la de retirar el tabú y abordar el tema en familia: Hay que hablar de la depresión.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion