0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Paola Espinosa, mamá campeona

Paola Espinosa sostiene a su hija Ivana, junto a su pareja, Iván García. Foto: Especial
La doble medallista olímpica Paola Espinosa echa a "volar la imaginación" y se vislumbra colgándole a su hija Ivana su tercera medalla olímpica a su regreso de Tokio 2020, sus quintos Juegos Olímpicos.
domingo, 9 de mayo de 2021
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Yarek Gayosso Reforma

Cd. de México

(09 mayo 2021)

La doble medallista olímpica Paola Espinosa echa a "volar la imaginación" y se vislumbra colgándole a su hija Ivana su tercera medalla olímpica a su regreso de Tokio 2020, sus quintos Juegos Olímpicos.



"Si Dios quiere y nuestro esfuerzo nos da, verla en las gradas y que la bajara (Iván García) y colgarle la medalla que ganara en ese momento, es con lo que soñaba, pero eso no me quita la ilusión de llegar a México y colgarle esa medalla si se puede.



"Mi hija siempre va a estar presente ya sea por la televisión o por otro medio. Sé que ella va a estar ahí orgullosa de una mamá valiente que se enfrenta a cualquier cosa", confesó Espinosa, quien regresó de la Copa del Mundo de clavados que se realizó en Tokio.

El sentimiento de la separación que han vivido madre e hija luego de haber ingresado al CNAR para su preparación hacia la justa olímpica, que se celebrará en julio próximo, es algo con lo que la campeona del mundo ha tenido que lidiar sumándole los kilómetros de distancia desde Tokio, donde estuvo la semana pasada en la Copa del Mundo,

"Ha habido noches en donde mi hija me habla llorando porque me extraña mucho y estoy con la lágrima en los ojos sin querer derramarlas porque no quiero que me vea llorar y la veo con mucho sentimiento extrañando a su mamá y su papá.



"Con el tema de alejarme unos días antes por estar en el CNAR, estamos acatando las reglas con todo el dolor de mi corazón, mi hija es un gran esfuerzo que estoy haciendo, la extraño, sufro y lloro de repente, pero al fin creo que todo va a valer la pena", profundizó Espinosa, quien consiguió plaza olímpica en el trampolín 3 metros sincronizados en el Mundial de Gwangju 2019, boleto que no se lograba desde Atenas 2004.


Vencen el Covid-19



Paola contrajo Covid-19 a finales del año pasado, situación que le ha dejado estragos luego del tratamiento que recibió para los pulmones.

Además, el saldo fue que su pequeña hija, de 3 años de edad, también se contagio.

"Tras conocer casos cercanos, me hice el examen, salí positiva y me aislé en casa.

Al principio no tenía síntomas, pero conforme pasaron los días, tuve algunas complicaciones que he ido superando, como un cuadro leve de neumonía, que me fue tratada oportunamente y no he tenido mayor complicación hasta el momento", contó Espinosa en un comunicado.



"Desde que inició la pandemia, fui muy cuidadosa siguiendo las medidas de prevención, pero me pasó, lo más doloroso era saber que mi hija Ivana (sin síntomas) también era positiva, pero su amor y el de mi familia, me dio la fuerza para salir adelante por ellos".



La clavadista recibió las dos dosis de la vacuna Sputnik que les proporcionó la Conade en el Centro Nacional de Alto Rendimiento desde el 18 de marzo y la primera semana de abril.


Practica clavados



La pequeña Ivana, de 3 años, ha mostrado su interés por los clavados cuando acompañaba a su mamá y papá a los entrenamientos en el gimnasio del Code Jalisco, que a la postre sufrió un incendio.



"(A Ivana) Le gustan los clavados, las veces que la llevamos al entrenamiento le gusta y no le da miedo. Un día se aventó de un metro.

Eso es algo que no va a haber vuelta atrás e inevitablemente va a ser clavadista", comentó Iván García, medallista olímpico de Londres 2012.


Se cuelga medallas centroamericanas



Ivana García Espinosa estaba a una semana de cumplir un año y ya puede decir que estuvo en unos Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018, que se colgó una medalla de oro y la mordió para inmortalizarse en la foto como toda una campeona.



Su madre, la doble medallista olímpica Paola Espinosa, la entregó a los brazos de su padre, el clavadista Iván García para celebrar el título centroamericano en la plataforma de 10 metros, que significaba la defensa de su corona en la justa regional.



Sus padres han llevado a Ivana a los entrenamientos en Guadalajara con el laureado entrenador Iván Bautista, también disfruta del agua como ellos.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion