0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Culmina en desgracia matrimonio de Jaff y Roper-Curzon

Mientras que la mexicana culpa a la familia de su esposo, él asegura que Hanna le ha mentido sobre su vida y sus bienes. Foto: cortesía: Hanna Jaff
Lo que parecía ser un cuento de hadas entre una empresaria y filántropa mexicana, y un primo de las princesas Beatriz y Eugenia de York
miércoles, 14 de julio de 2021
Por: Jessica Meza y Fernando Toledo
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia / Reforma

Cd. de México (14 julio 2021).- Lo que parecía ser un cuento de hadas entre una empresaria y filántropa mexicana, y un primo de las princesas Beatriz y Eugenia de York, ha terminado en una separación con rudos enfrentamientos públicos entre ambas partes.

Y es que sólo hace apenas 18 meses, Hanna Jaff y Henry Roper-Curzon, celebraron una muy publicitada boda de ensueño con gran lujo en la que la novia lució un vestido exclusivo de diseñador y presumió un imponente anillo de compromiso que había pertenecido a la Reina María de Escocia, pariente del prometido.

Los medios del corazón celebraban que una mexicana pasara a formar parte, aunque de manera lejana, de la familia real inglesa y daban pormenores del enlace.

La novia, cuyo nombre completo es Hanna Jazmin Jaff Bosdet, tiene 24 años y se formó en Baja California Sur.

Es filántropa, conferencista, activista de derechos humanos y escritora.

Dirige la Jaff Foundation, organización que trabaja para los refugiados.

Por la parte materna, es bisnieta de Carlos Henry Bosdet, conocido por haber instalado el primer teléfono en México, en la época del Porfiriato.

Henry y Hanna se conocieron en Londres, gracias a una cita planeada por una amiga en común, Martha Sitwell, quien le mostró una foto de la filántropa mexicana y él aceptó conocerla, hecho que ocurrió posteriormente, en una exposición de arte.

La atracción fue inmediata y empezaron a salir.

A los cuatros meses, Hanna y Henry se comprometieron en Gstaad, en las montañas suizas.

Sin embargo, después de algunos meses, la felicidad parece haber terminado, ya que la empresaria (quien, aunque nació en San Diego tiene nacionalidad mexicana y estadounidense, y quien se dio a conocer en el reality show Made in Mexico en 2018) viajó a México y afirmó que se separaba del conde por sufrir discriminación, violencia y hasta amenazas de muerte.

Ella filtró audios en los que, supuestamente, su aún esposo se refiere de manera despectiva hacia los mexicanos.

Henry Roper-Curzon, de 34 años, es heredero al título de Lord, Barón de Teynham y Pylewell Park.

Es descendiente de Enrique VII Tudor, Rey de Inglaterra y señor de Irlanda y de la reina María Estuardo de Escocia.

Henry es hijo de Lord Teynham, David Roper-Curzon, quien a su vez es primo de Sarah Ferguson, madre de las princesas Beatriz y Eugenia de York, primas del Príncipe Enrique.

El noble concedió una entrevista al diario británico Daily Mail, para negar todas estas acusaciones.

En ella reveló que su madre había ordenado una investigación sobre la supuesta riqueza, títulos y estudios de su nueva esposa.

Afirmó también que, desde que viajó a México, empezó a sospechar que no todo lo que contaba su esposa era verdad, ya que hasta vio fans en las calles que vitoreaban a la empresaria, cosa que le pareció muy extraña.

Entre los engaños mencionados también se encuentran el mentir sobre sus títulos universitarios, incluyendo diplomas de Harvard y un nombramiento de la UNESCO como embajadora para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

También, según Henry, Hanna mintió sobre el monto de su riqueza y sobre su pasado como descendiente de la nobleza kurda.

Su aún esposa, afirma que el que mintió fue Henry, ya que ella descubrió que no se había graduado en Oxford, que la familia no tenía fortuna y que todas sus declaraciones a los medios han sido parte de una campaña para arruinar su imagen y extorsionarla a beneficio de la familia del noble.

Hanna alza la voz

Racismo, violencia doméstica y chantajes por parte de los familiares de su aún esposo, son las razones por las que Hanna Jaff se separó de Henry Roper-Curzon.

De acuerdo con la mexicana, dicho clan se ha dado a la tarea de desprestigiar su carrera, origen y labor social.

"Sé perfectamente quién soy y la transparencia que tengo en todo lo que hago y, si doy esta entrevista, es precisamente para platicar lo que sucedió, porque lo que quieren es quitarle peso a mi voz y eso no se lo voy a permitir.

"Así como le pasó a Meghan (Markle) y a Diana (de Gales), a quienes quisieron demeritar, es exactamente lo que están tratando de hacerme", afirma la activista en entrevista.

Asegura que las amenazas siguen llegando, situación que la tiene agotada, tanto física como mentalmente, pues, aun con todo lo que sucedió, como mujer enamorada está pasando por un duelo emocional.

"Todo esto ha sido traumático y fuerte, además, que sea público lo hace más difícil todavía; él ha sido muy agresivo en sus formas, pero todo nació a raíz de su familia, porque Henry y yo éramos una pareja muy feliz.

"Nos casamos en febrero de 2020, antes de eso él conoció mi País y a mi gente, vivió aquí durante seis meses, pero cuando regresamos a Inglaterra, la cosa se puso fea, me empecé a enterar de cosas.

"Investigué más sobre su familia, como que ya no eran dueños de la casa que tanto presumen, que tienen deudas de millones de libras, ninguno tiene trabajo, ni estudios ni méritos, empecé a notar que usan a la gente para que paguen sus cosas sin tener que esforzarse", asevera la mexicana.

Familia de Henry los enfrenta

La familia Roper-Curzon la principal causante de los líos maritales entre la pareja, pues, cuando Henry permaneció lejos de la casa donde vivieron como esposos, todo marchaba de maravilla

"Es algo muy triste, pienso que sí habríamos funcionado si no hubiéramos regresado. El problema de Henry es que le hace falta mucho carácter, es básicamente el títere de su papá y principalmente de su mamá, ella siempre decía 'fucking mexican', su vocabulario ya era muy agresivo y yo no estaba feliz; en casa, cuando yo salía, ella desacomodaba mis cosas, movía todo a su gusto y escondía nuestras fotografías en un cajón, cosas así", añade la también empresaria.

Si bien, considera que gran parte de las agresiones que sufrió fueron incitadas por la familia de su esposo, mismos que lo contagiaron de veneno, como así lo asegura, descarta una posible reconciliación, dejando que los momentos bonitos que vivió sean lo único que importa.

"Siento que lo que me tocó es una excepción, no es algo que pasa, sin embargo, uno piensa en cuentos de hadas, pero atrás de eso hay una realidad muy fea como la mía, no todo lo que brilla es oro y, afortunadamente, he sentido mucho amor por la gente de mi País a través de las redes sociales, de personas que no conozco, pero me apoyan", agrega Hanna, quien quiere retomar las actividades de Jaff Foundation y su campaña de We Are One.

Como defensora de los derechos humanos, la también conferencista confesó que jamás se imaginó vivir una circunstancia similar, misma a la que está dándole solución y que, promete, compartirá próximamente.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias