En la opinión

Pbro Miqueas Cantú Garza

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Restaurar o la cultura del desecho

domingo, 10 de octubre de 2021
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Pero en su angustia clamaron al Señor, y él los libró de la aflicción. Después los puso en el buen camino hacia una ciudad donde vivir.

Salmos 107:6 - 7 DHH94I

El entorno V. U. C. A. Es un concepto que nace a principios de los 90s identificado primeramente en el ejército norteamericano pero ahora se extiende en el mundo de los negocios y marketing.

Por sus siglas en inglés el término V. U. C. A se refiere a la Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad que enfrentamos la sociedad gracias a la ola de la post verdad, neopaganismo y todo el discurso antinatural de la ideología de género.

Esto está generando un mundo líquido, sin raíces y con una corta fecha de caducidad de las ideas. En otras palabras estamos en una sociedad que no cree en los pactos, el compromiso y si algo no funciona se desecha.

Una de las instituciones que se está viendo más afectada es la familia y el matrimonio, hay un aumento considerable de familias desquebrajadas y matrimonios en divorcio.

Y esto no quiere decir que lo que Dios creó e instituyó es obsoleto si no más bien por el cambio de mentalidad y la ausencia de una visión de largo alcance.

El salmo 107 se le denomina como el salmo de la restauración. Relata la historia de un pueblo que buscaba una ciudad segura y emocionante, que son dos cualidades importantes que debe proporcionar una urbe.

Pero al contrario, vivieron mucho tiempo en el desierto siendo perseguidos y opacados. Pero el salmista aclara que esta situación no es para siempre, cuando clamaron a Dios experimentaron salvación, restauración de sus sueños y fueron puesto en dirección correcta para una ciudad digna de ellos.

Este salmo nos enseña que aunque vivamos en la cultura de lo inmediato, lo líquido y lo desechable, Dios ha bendecido a la familia y al matrimonio y cuando clamamos a El en la angustia de ver nuestra casa casi desaparecer, hay para nosotros respuesta.

No deseches lo que Dios ha bendecido. Lucha por tu familia, tu matrimonio y tus hijos. Confía en Dios, el puede hacer milagros y darte sabiduría para que puedas ver una vez más una familia unida y con plenitud.

Mi deseo es que este inicio de semana Dios te dé fe, ánimo y sabiduría.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores

Más Visto