Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Al rentar, protégete

La ratificación ante notario público es para darle certeza a un contrato, porque se pasa ante la fe del notario.
jueves, 24 de marzo de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

Más vale prevenir.

¿Vas a poner en renta un inmueble?

Si es tu caso, es mejor que te protejas ante cualquier problema que pudieras tener con tu inquilino.

Esto puedes lograrlo ratificando el contrato de arrendamiento.

"La ratificación ante notario público es (para) darle certeza a un contrato, porque se pasa ante la fe del notario", explica Diego Díaz.

El abogado de Garantía Jurídica Inmobiliaria dice que se tendrá certidumbre de cosas como precio de renta, condiciones y vigencia, entre otros elementos.

La ventaja más importante es que cuando el inquilino incumple, tener el documento ratificado facilita resolver el problema.

Por ejemplo, si el arrendador deja de pagar las rentas, al hacer una demanda por esta situación, el juez puede dictar una orden de embargo en contra del deudor.

"Antes de embargar, el actuario pide al inquilino que demuestre con documentos estar al corriente de las rentas.

"Generalmente no los tienen, por lo cual el actuario concede el embargo", dice Díaz.

El embargo puede aplicarse sobre cuentas bancarias, inmuebles, salarios, vehículos, entre otras cosas.

En algunas ocasiones el embargo también aplica sobre el fiador.

Se genera una mayor presión al iniciar el procedimiento y se obliga al inquilino a establecer una mesa de negociación para ver cómo puede saldar la deuda.

Si el contrato no está ratificado, el proceso puede alargarse mucho más, pues el inquilino no siente esa presión de arreglar el problema.

El trámite consiste en un juicio oral de arrendamiento, la apelación y el amparo.

"El juicio por sí solo dura alrededor de 5 meses", explica Díaz.

Si tú ya estás rentando un inmueble y el contrato no fue ratificado, no te preocupes, aún puedes hacerlo.

"Presentas tu contrato ante el notario, junto al inquilino, y expresan que ambos firmaron y que reconocen el contenido del documento", explica Díaz.

En el tema habitacional, la reparación de daños, el incumplimiento en el pago de la renta y la falta de mantenimiento son las causas más comunes de los juicios.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion