Vida  /  Psicología
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Urgen a detectar signos depresivos

Psiquiatras señalan que 90% de las personas que se suicidan sufría un trastorno mental, por lo que es importante identificar los síntomas. Foto: especial
Un 90 por ciento de las personas que se suicidan padecía una enfermedad mental, principalmente depresión.
martes, 21 de junio de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia Reforma

Monterrey, México(21 junio 2022).- Es normal sentirte desanimado un día y hasta quizá no tener interés por nada. También es normal sentir ansiedad frente a una situación peligrosa.

Lo que ya no es normal es que esos episodios duren semanas, y que incluso surjan cuando no existe un factor externo detonante.

Un 90 por ciento de las personas que se suicidan padecía una enfermedad mental, principalmente depresión. Frente a esta trágica realidad, muchas veces los síntomas del trastorno suelen ser normalizados, explica el médico psiquiatra Carlos Arnaud Gil.

EL NORTE publicó ayer que en el Estado, de acuerdo con la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, de enero a abril de este año se han registrado 148 suicidios, un incremento del 59 por ciento en comparación con los 93 casos reportados en el mismo periodo del 2019.

"Sólo a una de cada cuatro personas que se suicidan la estaba viendo un profesional de la salud", señala el también ex coordinador del Capítulo Nuevo León de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.

"La mayoría de los que consuman un suicidio no estaba en tratamiento".

Ante esto, los especialistas urgen a detectar los síntomas de una enfermedad mental para recibir atención a tiempo.

"El suicidio es la única causa de muerte 100 por ciento prevenible", recalca Mariana V. Calderón, psiquiatra e integrante de la Comisión Estatal de Prevención de Conductas y Actos Suicidas.

"Se tiende a pensar que quien habla de que se quiere suicidar es que quiere llamar la atención. Yo siempre les digo que sí, quiere llamar la atención: está pidiendo a gritos que volteen a verlo y que lo ayuden para no suicidarse".

Depresión

Es una enfermedad que afecta la química del cerebro y, por lo tanto, para que una persona se estabilice necesita tratamiento farmacológico y terapéutico con un médico psiquiatra.

Sus síntomas son estado de ánimo bajo la mayor parte del tiempo, pérdida de interés de actividades que antes se disfrutaban, dormir mucho o poco, sentir cansancio extremo, culpa o haber aumentado o bajado mucho de peso.

También tener una total desesperanza, sensación de minusvalía, descuido en el aseo y arreglo personal, y pensamientos acerca de que sería mejor no existir.

"Si esos síntomas, al menos cinco, están presentes la mayor parte del tiempo por lo menos durante dos semanas, y afectan la calidad de vida de esa persona a nivel laboral, social o familiar, eso es un episodio depresivo", explica el psiquiatra Arnaud Gil.

"Y tiene que ser tratado por un profesional porque es una enfermedad médica de la química del cerebro y hay que verlo así: se afectan neurotransmisiones, conexiones y por eso se requieren medicamentos que modulen esa química".

En esta parte, el especialista puntualiza que si en una persona surgen pensamientos de querer morir o planes para suicidarse, aunque no muestre otros síntomas, es una señal de que se debe acudir con un psiquiatra porque significa que ya tiene alteraciones neuroquímicas en el cerebro.

"Los tratamientos son eficaces, seguros, no causan dependencia ni adicción", añade.

La Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado 2021 del INEGI reportó que en México la población con síntomas de depresión asciende a 15.4 por ciento en adultos, pero si sólo se toma en cuenta a mujeres alcanza un 19.5 por ciento.

Ansiedad

Con ansiedad, ante una situación no grave se tienen pensamientos catastróficos, preocupaciones excesivas, un fuerte miedo y angustia.

Se pueden tener taquicardias, alteraciones en el sueño o alimentación, falta de aire y adormecimiento de brazos, situaciones que afectan la calidad de vida.

"Las personas pueden tener ansiedad intensa ante alguna situación de la vida, como un accidente de tránsito, pérdida de algún familiar, haber vivido un asalto", explica Arnaud Gil.

"El problema es cuando eso persiste y ya no está el estresor externo. Es decir, si yo choqué y con el paso de los días me sigo sintiendo con mucho miedo, mucho temor de manejar, tengo taquicardias y ya pasaron cuatro, cinco meses, estamos hablando de un trastorno de ansiedad generalizada".

La encuesta nacional 2021 del INEGI reveló que 19.3 por ciento de la población adulta tiene síntomas de ansiedad severa.

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo que comprenden altos emocionales (manía o hipomanía) y bajos emocionales (depresión).

Cuando se deprime, una persona con este trastorno puede sentirte triste o desesperanzada y perder el interés o el placer en la mayoría de las actividades.

En sus estados de euforia puede perder la capacidad de juicio, a eso se le llama episodio de manía, expone Arnaud Gil. Después de los episodios de manía la persona se enfrenta a cuadros de depresión muy graves.

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental por el cual las personas interpretan la realidad de manera anormal. Puede provocar una combinación de alucinaciones, delirios y trastornos graves en el pensamiento y el comportamiento, que afecta el funcionamiento diario y puede ser incapacitante.

En esta pérdida del juicio es cuando pueden cometer actos suicidas.

El tratamiento temprano puede ayudar a controlar los síntomas antes de que se desarrollen complicaciones más graves y puede mejorar el pronóstico a largo plazo, dice el psiquiatra.

Alto grado de estrés y adicciones

Aunque en su mayoría las personas que se suicidan tenían una enfermedad mental, psiquiatras coinciden en que existen otras situaciones que pueden ser tan estresantes para alguien al grado de llevarlo a quitarse la vida.

Esto puede ocurrir, por ejemplo, al perder el empleo, por una ruptura amorosa, la quiebra de un negocio propio o al enfrentar una fuerte crisis económica.

La adicción a alcohol o drogas también son un detonante.

Marytza Leal, psiquiatra e integrante de Ingenium ABP, indica que hay quienes tienen una mayor predisposición a tener estos altos grados de estrés.

"Cuando se es muy aprehensivo o cuando hay dificultades para adaptarnos a los cambios, o cuando hay mucha rigidez en el estilo de personalidad, indiscutiblemente estas personas tienen cierta tendencia a padecer mayor estrés".

Por otra parte, urge a una mayor educación en salud mental para aprender a acompañar a quien necesite ayuda.

"A veces alguien comparte: 'me siento muy rebasada', y le decimos: 'tú puedes con eso y más, eres muy fuerte'", expone.

"Ésa no es una forma de acompañar; hay que escuchar y validar cómo se siente".

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion