Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Encanto medieval

Imagen Siguiente
Edimburgo, su obscura, húmeda y antigua ciudad, al perderse entre sus angostos callejones, los viajeros descubren un sinfín de secretos.
sábado, 26 de noviembre de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

Su obscura, húmeda y antigua ciudad, aún conserva sus gaiteros, sus elegantísimos kilts y su misticismo; al perderse entre sus angostos callejones, los viajeros descubren un sinfín de secretos.

Un buen inicio es caminar por la Royal Mile, una importante vía que se extiende desde el Castillo de Edimburgo hasta el Palacio de Holyroodhouse (residencia de la familia Real).

Al ser el corazón de la Ciudad Vieja, hay varios sitios de interés, como la catedral de St. Giles, cuya cúpula tiene forma de corona real y en una de sus capillas interiores los visitantes más observadores podrán hallar querubines escoceses, popularmente llamados así, porque están tocando la gaita.

Dicha calle es, además, hogar de pubs, tiendas, restaurantes y otras atracciones como el Scotch Whisky Experience o el Mary King's Close. A unos pasos de la Milla Real, el visitante encuentra Victoria Street, una curveada, empinada y colorida calle muy popular entre los potterheads, pues se dice que J.K.

Rowling se inspiró en ella para darle vida a Diagon Alley.

Si eres fan de Harry Potter, ahí encontrarás una tienda-museo temático ¡de tres niveles!, pero si tus intereses están lejanos al mundo mágico, hallarás tiendas con productos escoceses de lana, antigüedades y una sucursal de Oink, el famoso y diminuto restaurante en el que todos los días ofrecen tortas de lechón, haggis y la salsa de tu elección.

Estar en Escocia y no ir a sus cementerios es imperdonable. Incluso, cuando hay buen clima son usados como parques. En ellos se ve gente paseando a sus mascotas, haciendo picnic, leyendo o descansando en el césped.

El Cementerio Greyfriars es el más visitado, debido a que ahí está Bobby, un skye terrier que esperó 14 años al lado de la tumba de su fallecido dueño.

Al morir, al perrito le fue otorgado un nombramiento real para que lo pudieran enterrar cerca de su dueño.

Histórica fortaleza

Desde varios puntos de la ciudad destaca el Castillo de Edimburgo. Estratégicamente ubicado en lo más alto de Castle Rock y rodeado de empinados acantilados, esta impresionante fortaleza es símbolo de la fuerza del pueblo escocés.

Visitarlo requiere varias horas y reservar en línea, pero vale la pena. Ahí es posible ver los sótanos que fueron usados como prisión, las joyas de la corona escocesa, la piedra del destino (usada durante la coronación de los reyes de Reino Unido), la pequeña capilla de Santa Margarita, uno de los monumentos más antiguos de la capital, el Gran Salón y múltiples museos.

Edimburgo es una ciudad portuaria en la que continúa la tradición de disparar un cañón a las 13:00 horas desde el castillo diariamente (excepto los domingos).

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, la panorámica 360 grados que se observa roba el aliento de lugareños y visitantes.

Nuestra experiencia

Volamos de la CDMX a Londres y, posteriormente, viajamos cinco horas en tren desde la estación King's Cross hasta Edimburgo. En esta última ciudad comimos haggis, plato típico escocés elaborado a base de vísceras de cordero, condimentado y cocinado por varias horas.

En varios restaurantes y pubs ofrecen su versión vegetariana. Bebimos whisky y probamos Hot Toddy, un coctel caliente preparado con whisky, agua, miel y especias.

Más inspiración en (https://edinburgh.org/ y visitscotland.com).

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion