0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Dice Enrique que su familia no lo ayudó tras muerte de Diana

En su nueva docuserie de Netflix, el Príncipe Enrique asegura que cuando su madre, Diana, falleció, nadie en su familia lo ayudó. Crédito: Archivo
El Príncipe Enrique atacó de nueva cuenta a la Familia Real luego de confesar que, tras la muerte de su mamá, la Princesa Diana de Gales, nadie estuvo ahí para ayudarlo a superar la pérdida
miércoles, 30 de agosto de 2023
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Grupo REFORMACd. de México (30 agosto 2023)

El Príncipe Enrique atacó de nueva cuenta a la Familia Real luego de confesar que, tras la muerte de su mamá, la Princesa Diana de Gales, nadie estuvo ahí para ayudarlo a superar la pérdida.

El dolor de la muerte de su madre se agravó cuando sirvió como soldado en Afganistán, donde desarrolló desde entonces un trastorno de estrés postraumático.

Esta confesión la hizo el propio Duque de Sussex en un fragmento de su nueva docuserie de Netflix, Heart of Invictus, próxima a estrenarse.

"El verdadero detonante para mí fue en realidad regresar de Afganistán, pero las cosas que surgieron fueron de... 1997, cuando tenía 12 años. La mayor lucha para mí es que nadie a mi alrededor realmente podía ayudarme", recordó Enrique. "No tenía esa estructura de apoyo, esa red ni ese asesoramiento de expertos para identificar lo que realmente me estaba pasando".

El Duque de Sussex aseguró que, en lugar de trabajarlas, decidió suprimir todas las emociones relacionadas a la muerte de su madre, puesto que nunca supo cómo controlarlas o comprenderlas.

"Desafortunadamente, como la mayoría de nosotros, la primera vez que realmente consideras la terapia es cuando estás acostado en el suelo en posición fetal, probablemente deseando haber tratado algunas de estas cosas antes", reconoció.

Fue hasta que tenía casi 30 años que finalmente comenzó a hablar sobre su pérdida con terapeutas y expertos, según compartió en la docuserie.

"No tenía ninguna emoción, no podía llorar, no podía sentir. No lo sabía en ese momento. Y no fue hasta más tarde en mi vida, a los 28 años, que ocurrió una circunstancia en la que las primeras burbujas comenzaron a salir y de repente fue como si alguien me sacudiera... y luego fue el caos.

"He pasado de la nada al todo y ahora necesito coger un frasco de cristal y meterme en él, pero dejar la tapa abierta. Mi terapeuta me dijo: 'Tú eliges lo que entra y todo lo demás rebota'". 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias