-3
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Leyendas de la carretera a Victoria

Imagen Siguiente
La Carretera a Ciudad Victoria
Quizás desde que el viaje a Ciudad Victoria se hacía a caballo, ya había sepulcros en los caminos
domingo, 4 de abril de 2010
Por: Hugo Reyna
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
CD. VICTORIA.- Quizás desde que el viaje a Ciudad Victoria se hacía a caballo, ya había sepulcros en los caminos que hacían referencia a quienes perdieron la vida en la travesía rumbo a la capital del estado.

Hoy en día, casi nada ha cambiado, a un costado de la Carretera Reynosa- Ciudad Victoria, así como la que enlaza de Matamoros o San Fernando y Tampico es inevitable observar cruces o lapidas en recuerdo de quienes murieron (principalmente en accidentes carreteros).

Los tumbas y lapidas edificadas en el punto, en donde se suscitó la tragedia y robó violentamente vidas de personas de todas las edades, son parte ya del paisaje árido rumbo a Victoria.

Es imposible avanzar apenas unos kilómetros y no observar sobre las brechas una lapida de cemento blanco, alguna ofrenda floral o una cruz de madera y también de metal que sirve para recordar a quien falleció en ese punto en particular de la carretera.

Difícilmente habrá quien niegue haber escuchado alguna vieja historia de un maestro, algún político, o cualquier personal, pero al fin y al cabo cercano o distante de alguien conocido y que murió en la Carretera a Ciudad Victoria.

Generalmente en los cafés, las charlas de los viejos se encienden alrededor de las historias de amigos conocidos que perdieron la vida en aquel transito a la capital de Tamaulipas o bien evocando accidentes que hoy con archivo de las paginas de los diarios en sus secciones de nota roja.

Sepulcros fríos y vacios que se quedan en los caminos, solos y sin dolientes, son apenas referencia para los automovilistas de extremar precauciones y seguridad para evitar accidentes de lamentables consecuencias, son testimonios reales de lo que sucede en caso contrario.

Son los muertos de la Carretera a Ciudad Victoria, ausentes ya de un destino y un camino que se quedó trunco y sin concluir, pero al menos algo si es totalmente seguro, sin importar a donde vayan esos caminos, llegaran a las ciudades de la región y ese trayecto si lo cumplirán aun después de no estar físicamente.

 

Comentarios

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion