0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Confía Robinson Canó en acabar con sequía de Diablos Rojos

Imagen Siguiente
Robinson Canó se comprometió a conseguir ese ansiado título. Crédito: Diego Emmanuel Gallegos
Desde la segunda base del Diamante de Fuego, Robinson Canó buscará romper la sequía de títulos que persigue a los Diablos Rojos del México
lunes, 18 de marzo de 2024
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Sineli SantosReforma

Cd. de México

(18 marzo 2024)

Desde la segunda base del Diamante de Fuego, Robinson Canó buscará romper la sequía de títulos que persigue a los Diablos Rojos del México.

Desde que debutó con los Yankees de Nueva York en 2005, el dominicano aprendió a ganar usando sus mejores armas con el bate y el guante, siendo el anillo de la Serie Mundial de 2009 su mejor recompensa.

"Yo como jugador aportaría primero lo que es mi conocimiento, hablándole a los compañeros y así ayudando.

También de lo que yo haga en el terreno con el bateo y el fildeo, y lo más importante que tenemos un gran equipo y hay una muy buena química en el equipo.

"Siempre que decido jugar, juego para ganar, me gusta ganar, y fue lo que aprendí en los Yankees y venir aquí a los Diablos, me lo habían comentado varias amistades a las que les pregunté, a personas de cómo era la organización porque si quería venir a México, no solamente a jugar pelota, quería venir a un equipo donde se gane, sino cómo tratan al jugador, me hablaron bastante bien de la franquicia, y por eso tomé la decisión y fue la correcta", dijo el jugador de 41 años.

A partir de 2009 comenzó un ayuno de 15 temporadas para los Bombarderos del Bronx, algo que Canó no quiere que se repita con los Pingos, y para lograrlo deberá retomar sus orígenes.

No es casualidad que el originario de San Pedro de Macorís use, de nueva cuenta, el número 22 en su franela que coincide con su día de nacimiento, la edad que tenía cuando se estrenó en la Gran Carpa y con el doble dígito que portó con los Mets de NY.

"Yo soy el tipo de jugador que no me gusta dejar las cosas incompletas, pero tengo la fe y la esperanza de que con Dios lo vamos a lograr y nosotros vamos a traer esa corona.

"Tienen bastantes cosas en común (Diablos y Yankees) empezando porque hay que afeitarse, el pantalón arriba, pero lo más importante es que la meta es ganar, o sea, ahí todo lo que se habla es ganar y el equipo que más ha ganado, lo mismo tienen (los Yankees) que son los que más han ganado en las Grandes Ligas y yo diría que lo único que le falta a este equipo es estar en Grandes Ligas para ser igualita la comparación", puntualizó Robinson.

¿Será el dominicano ese amuleto de la suerte que espera la afición escarlata?, solo el tiempo lo dirá.

Un amor inquebrantable

El ritual que realiza Robinson Canó en el Estadio Alfredo Harp Helú es similar al que hacía en las Grandes Ligas.

Antes de tomar su turno en el primer juego de interescuadras con los Diablos Rojos del México, el dominicano hizo un par de movimientos con el bate y después se colocó frente al pitcher para recibir la pelota.

De esa manera, con su figura de 1.83 metros de altura imponía elegancia, gracia, y se desbordaba la experiencia que adquirió en 17 años en la Gran Carpa con equipos como Yankees y Mets de Nueva York, Marineros de Seattle, Padres de San Diego y Bravos de Atlanta.

"Diría que no se parecen (mis primeros días con los Pingos y en la MLB) porque aquí llego con un nombre, ya todo el mundo sabe y conoce quien es Robinson Canó, sin embargo, a los Yankees llegué como un rookie que le estaban abriendo las puertas, nadie me conocía, era esperar a ver cómo me iba, y gracias a Dios me fue bien", expresó.

A sus 41 años, Canó se niega a dejar el beisbol, no por vanidad, sino por el orgullo que siente cuando sigue los pasos de su padre José, quien militó con la novena escarlata, Rieleros de Aguascalientes y Leonés de Yucatán entre 1991 y 1998.

"Todo el que juega beisbol dominicano tiene una trascendencia del abuelo, el papá, el tío, o la mamá jugó softbol, venimos de esa familia.

Nosotros como niños, en mi caso, jugaba críquet o con pelota de trapo o si no en la casa hacía una con papel y la amarraba con hilo y la bateabas con un bate de plástico, de todas las maneras se jugaba beisbol.

"En el beisbol eso no se pierde (nivel), pero sí, gracias a Dios puedo jugar o he estado jugando lo que fue el invierno en la Serie del Caribe y he estado jugando al mismo nivel", señaló.

Apuesta por más tricolores

República Dominicana es de los grandes productores de peloteros para las Grandes Ligas.

Más de 800 beisbolistas de esta nacionalidad brillaron y brillan en el plano internacional, y Robinson Canó es uno de ellos.

El beisbolista de 41 años formó su nombre al ganar la Serie Mundial de 2009 con los Yankees de Nueva York, y a nivel individual se quedó con el Home Run Derby de 2011, 4 veces seleccionado al Juego de Estrellas, 2006, 2010, 2011 y 2017, 2 Bates de Plata, 2006 y 2010 y un Guante de Oro, 2010.

"Nosotros lo único que tenemos es el beisbol, aquí también está esa chance de jugar futbol, así que cuando eres niño tienes de dónde escoger y nosotros no teníamos de dónde escoger porque el futbol era algo que no se jugaba en Dominicana, que tenías que ir a la universidad para hacerlo", aseguró.

México, que ahora será la casa del dominicano, también ha formado a jugadores históricos.

"Con el pelotero mexicano que me he enfrentado en las Grandes Ligas y que para mí es uno de los mejores pitchers que he visto es Roberto Osuna, ahora está en Japón.

"México tiene una gran calidad de jugadores y lo que le hace falta es que le abran un poquito más las puertas en las Grandes Ligas porque he visto jugadores que en esta liga ponen unos números impresionantes", sentenció Canó.


Los mejores momentos de su carrera


> No hay nada que se compare con esa llamada del primer día, esa llamada de las Grandes Ligas. Es un día muy inolvidable en conjunto cuando llegas al equipo y ya después de ese turno dices 'lo logré'.

> El Home Run Derby con mi padre en el 2011, superando al mexicano Adrián González.

> Ganar la Serie Mundial de 2009 con los Yankees de Nueva York.

17
temporadas en las Grandes Ligas

1262
carreras anotadas

2639
hits logró en la Gran Carpa

335
cuadrangulares marcó en la Gran Carpa.

.301
su porcentaje de bateo en Grandes Ligas.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion