Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Hábitos que provocan muchos gases

Tener gases es horrible, y si tienes que lidiar con ellos más veces de los que te gustaría, es normal que quieras buscar una solución
jueves, 12 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL).- Tener gases es horrible, y si tienes que lidiar con ellos más veces de los que te gustaría, es normal que quieras buscar una solución o al menos evitar aquellos hábitos que provocan la molestia.

Sin embargo, tener gases es completamente normal. La mayoría de la gente presenta gases durante el día. Se estima que, en promedio, la gente saca entre 10 a 20 flatulencias al día.

Pero si tú superas este número, es posible que tus hábitos sean los culpables.

Tragas mucho aire

Aunque posiblemente no lo hagas adrede, hablar cuando comes o masticar mucho chicle, hace que tragues mucho aire. Y ese aire en el estómago puede tomar 2 caminos: hacia arriba como un eructo o hacia abajo como una flatulencia.

Comes muchos crucíferos

La coliflor, brócoli y coles de bruselas son deliciosas, pero también provocan muchísimos gases. Si tienes el mal (o buen) hábito de consumirlas con frecuencia, podrías tener muchos problemas de flatulencias.

Muchos lácteos

Los lácteos parecen inocentes, pero con el tiempo la gente tiende a perder las encimas que ayudan a descomponerlos. Como resultado, tu cuerpo no puede lidiar con ellas adecuadamente.

Esto explica por qué sientes gases después de comer helado o pizza.

Muchos carbohidratos

La mayoría de los carbohidratos se descomponen en tu cuerpo como azúcar, y las bacterias del intestino aman el azúcar. Si hay grandes cantidades, una parte del azúcar podría dirigirse al colon.

Y las bacterias del colon comerán azúcar y provocarán gases.

Refresco de dieta y chicle sin azúcar

Los alimentos con endulzantes artificiales como el xilitol y sorbitol no están destinados para ser absorbidos por tu cuerpo. Cualquier forma de azúcar en tu cuerpo que no es absorbida, eventualmente se convertirá en comida para las bacterias intestinales.

Éstas provocan gas después de descomponer estos azúcares.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion