Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Niño o niña?

Mito: dependiendo de la forma que tome el abdomen de la mamá durante el embarazo significa el sexo del bebé
viernes, 9 de marzo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(Agencia Informativa Conacyt) Muchos son los mitos alrededor del embarazo; uno de ellos es que dependiendo de la forma que tome el abdomen de la mamá durante el embarazo significa el sexo del bebé.

Por lo general se dice que vientres alargados llevan dentro un varón, mientras que mujeres con panza redonda van a tener una niña.

Para desmentir el mito platicamos con el doctor Fred Morgan Ortiz, ginecólogo y obstetra, y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) con el nivel I.

“Ya sea un vientre picudo, alargado o redondito, nada tiene qué ver con el sexo del producto. De hecho la forma va a depender de la flacidez, de la forma del abdomen, y de la complexión de la mujer.

No hay ningún estudio que valide científicamente la asociación entre la forma del abdomen y el sexo del bebé que está en desarrollo”, dijo el especialista.

El doctor explicó además que la fortaleza de los músculos del vientre, es decir, si la paciente hace o no ejercicio, también tiene que ver con la forma que va a tomar el abdomen durante el embarazo.

Por otra parte, el doctor Morgan aseguró que el tamaño y peso del bebé está muy relacionado con la complexión de los padres.

Si es una mamá de talla chica no esperemos un bebé grande. Aunque si esa mamá desarrolla una enfermedad como diabetes puede tener un bebé de bajo peso y estatura corta, o todo lo contrario: un bebé macrosómico (de más de cuatro kilos).

“Obviamente si es un bebé grande, el vientre tiende a ser voluminoso; si es un bebé pequeño, el abdomen no va a crecer tanto.

Pero el hecho de que el vientre sea picudo, ovalado o redondo no tiene tampoco qué ver con el peso del bebé. Va a depender como ya se dijo: de la complexión y la fortaleza de los músculos abdominales de la madre”, enfatizó el doctor Morgan.

¿Por qué se creía eso?

Según el especialista, por usos y costumbres. “Los embarazos y partos generalmente eran atendidos por parteras tradicionales. La gente se atrevía a hacer predicciones sin ninguna base científica, observando nada más el desarrollo del vientre de la mamá.

Incluso existe el dicho: ya se te bajó la panza, aunque ahí sí hay fundamento científico. Cuando el bebé está por nacer generalmente la cabecita tiende a abocarse al canal de parto y se baja el abdomen”.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion