Vida  /  Belleza
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Desventajas de ser alta

La vida con piernas largas es una bendición: puedes encontrar a tus amigos entre un reguero de gente, eres la primera en saber que está lloviendo y… ¿tacones?
sábado, 9 de febrero de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL) La vida con piernas largas es una bendición: puedes encontrar a tus amigos entre un reguero de gente, eres la primera en saber que está lloviendo y… ¿tacones? ¡Sólo son opcionales! Pero en ocasiones (muy raras ocasiones) ser alta puede ser no sólo una desventaja, sino algo peor como una maldición.
• A veces sales en las fotos: Si es la típica selfie, tienes que inclinarte un poco, pero en ocasiones tú no tomarás las fotos y los resultados podrían ser… algo perjudiciales.

Peor aún, si una persona bajita es quien está tomando la foto, dile adiós a tu cabeza.
• Siempre te piden ayuda por tu altura: Dado que has sido verticalmente bendecida, se espera que brindes tus talentos a la disposición de quienes los necesitan.

Por tanto, eres la persona que tu mamá pide para alcanzar las cosas en los anaqueles y cajones más altos.
• Todos ven tus pies primero: Si eres tan alta, todos voltearán a ver si traes tacones primero.

Si no lo traes, pasa al siguiente punto:
• Te dicen lo obvio: “Oye, eres muy alta” Suponiendo que es un halago, podrías agradecerlo, pero la verdad es que sólo tienen la necesidad de decirlo, ya sea para que les digas exactamente cuánto mides o qué experiencias has tenido a causa de ello.
• Salir a comprar pantalones es una burla: ¿Dónde están los pantalones para chicas que miden más de 1.75? Desafortunadamente las mujeres altas que viven en un país de chaparritos, como México, tienen que sufrir a la hora de comprar jeans, pants y pantalones.

Porque aunque una chica bajita puede subirle la bastilla a sus jeans, una chica alta realmente no puede alargarlos.
• A veces la regadera no está bien posicionada: ¿Y si eres tan alta que el agua de la regadera cae directamente en tu cuello? No es que necesites lavarte el cabello, pero en ocasiones te verás en la necesidad de inclinarte… bastante.
• Te encorvas seguido: ¿Qué ciudad es esta? ¿Un centro para hormigas? Debes encorvarte para las selfies, para bañarte e incluso para escuchar a alguien si te quieren decir un secreto.
• La típica pregunta: “Y si no es indiscreción (porque sí lo es)… ¿cuánto mides?” Cualquier persona que te vea, estará calculando en su mente exactamente cuánto mides, y nunca sobrará el indiscreto que te quiera ir a preguntar directamente la respuesta para aliviar su curiosidad.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion