Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Mejor decirles 'adiós'

Ahora que escombramos alacenas y compramos más alimentos para cocinar en casa, es conveniente conocer las diferencias entre "fecha de caducidad" y "consumo preferente".
martes, 28 de julio de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

Ahora que escombramos alacenas y compramos más alimentos para cocinar en casa, es conveniente conocer las diferencias entre "fecha de caducidad" y "consumo preferente".

Consumo preferente: a partir de la cual el producto deja de tener cualidades íntegras. Su color, sabor o consistencia pueden verse alteradas.

Caducidad: límite en el que se considera que las características sanitarias y de calidad de un producto se pierden.

Indicador de la vida útil de un producto, la fecha de caducidad se traduce en el límite de tiempo en el que un alimento mantiene sus características de calidad y sanitarias.

Ingerir alimentos que han superado su caducidad representa un riesgo para la salud. No importa que a simple vista parezcan seguros, muchos desarrollan esporas y bacterias que provocan infecciones e intoxicaciones.

El consumo preferente significa que la calidad del alimento es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo seguro para el consumo después de esta.

"A diferencia de la fecha de consumo preferente, que es una recomendación, la fecha de caducidad es terminante", apunta Javier de la Cruz, profesor de microbiología.

Pescados y mariscos, carne fresca, jamón, salchichas y carnes frías encabezan la lista de productos que caducos representan un gran riesgo para la salud.

Lavar bajo el chorro de agua una rebanada de jamón viscosa o dorar en una sartén esa salchicha con rastros de lama no minimizará el riesgo.

"La leche tiene una fecha de caducidad clara, definida por pasteurización y empaque: una semana en vidrio o plástico y hasta seis meses en envase de larga vida", señala el docente.

"Una vez caduca, desarrolla olores y sabores muy desagradables; aunque quisieras, no podrías consumirla".

"Un caso diferente son los quesos. Les crecen hongos y la gente los rasura y se los come. ¿Es válido? No, pues toda la pieza está llena de esporas no visibles.

Posiblemente no vas a enfermarte de gravedad, pero ya no es un alimento en estado óptimo".

Frutas, hortalizas, carnes, pescados, panes y todo tipo de alimentos frescos no cuentan con una fecha de caducidad impresa y deben examinarse minuciosamente, con vista, tacto y olfato, antes de consumirlos.

"Un vegetal en descomposición presenta marchitamiento de hojas, olor putrefacto, reblandecimiento y mosca de la fruta", detalla Javier.

"El pan de la panadería de la esquina también debe evaluarse en función de dureza, humedad, color y presencia de hongos. No hay que olvidar que, por mínimos que sean, indican presencia de esporas en toda la pieza o bolsa".

Fuentes: Javier de la Cruz, docente de microbiología; Profeco y FAO.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion