Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cosas que debes saber de tu hígado

A veces sólo requiere un mal gen o incluso el género incorrecto para llegar al hospital con problemas del hígado.
martes, 16 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
(EL UNIVERSAL).- El hígado es nuestro órgano interno más grande y técnicamente la glándula más grande también.

La mayoría de nosotros asociamos el alcoholismo con el hígado y la cirrosis, pero hay mucho más sobre el hígado que seguro no sabes.

La gente cree que sólo se puede dañar al hígado si hacen algo mal con él (como tomar en exceso), pero a veces sólo requiere un mal gen o incluso el género incorrecto para llegar al hospital con problemas del hígado.

No todas las enfermedades del hígado están relacionadas con el alcoholismo

La cirrosis no es la única enfermedad del hígado. También existe una condición llamada esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso no alcohólico, la cual se refiere a la acumulación de grasa en el hígado.

Por culpa de la epidemia de obesidad, cada vez hay más casos de gente con diabetes o prediabetes u otro síntoma del síndrome metabólico, que están desarrollando grasa en sus hígados muy parecido a la grasa de quienes toman alcohol en exceso.

Y eso qué, se preguntarán. Pues el hígado graso no alcohólico incrementa el riesgo de tener cáncer de hígado. La buena noticia es que puede prevenirse con una buena dieta y ejercicio.

Por otra parte, existen causas de cirrosis que no tienen NADA que ver con el alcohol, así como la hepatitis y la colangitis esclerosante primaria, una enfermedad autoinmune que orilla al hígado a atacar las células que se forman en los ductos biliares.

Esta condición produce inflamación y daño al tejido la cual puede resultar en cirrosis. Lo peor del caso es que cada vez hay más casos, particularmente en mujeres.

El hígado se regenera

Además de ser el órgano interno más grande, es el ÚNICO que puede regenerarse completamente. Las células del hígado siempre están tratando de reparar el daño que le causas para regenerarse.

Es por eso que los trasplantes de hígado pueden hacerse con sólo una porción del hígado del donador.

Cuando se requieren muchas reparaciones, algunas regresan en forma de tejido dañado, el mismo tejido que, en exceso, se convierte en cirrosis. Entonces, aunque sea bueno saber que el hígado puede regenerarse, es importante recalcar que TODO en exceso es malo.

Es posible que no notes síntomas de una enfermedad del hígado

Algunos de los síntomas de la colangitis esclerosante primaria no son la gran cosa, así como comezón, fatiga y ojos resecos. Pero una vez que la enfermedad avance, notarás síntomas de cirrosis como náusea, pérdida de peso, inflamación, confusión y, por supuesto, un tono amarillento en la piel.

El caso es que muchas enfermedades del hígado son asintomáticas hasta que es demasiado tarde. Por eso mismo es súper importante incluir un estudio para el hígado como parte de tus estudios anuales.

Tu hígado hace el trabajo de desintoxicación

Pues verás, el hígado procesa todo lo que comes y tomas, así que filtra absolutamente todas las toxinas. Y sí, filtra el alcohol, pero también las toxinas que hay en medicamentos y alimentos.

Con el paso del tiempo y entre más medicamentos necesitamos, será cada vez más importante prestar atención a la salud de nuestro hígado.

Por fortuna, tu hígado hace muy bien su chamba de desintoxicar tu cuerpo, así que en lugar de hacer un détox o una dieta de jugos, sería bueno que mejor nunca le metieras tantas toxinas a tu cuerpo.

Y con eso me refiero a comer bien, implementar hábitos saludables (como hacer ejercicio) y mantener un buen peso.

Al final del día, nuestra salud, particularmente la de tu hígado, está en tu control.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion